Vivencias celestes ante los desteñidos

Corría el año de 1979, yo ya era asiduo oyente de Ovación en Radio El Sol de las transmisiones de los partidos de fútbol, y ya amaba a la celeste, años anteriores me había enamorado del Sporting Cristal, tenía mi álbum de figuritas donde veía a Eloy Campos, Del Castillo, “Velita” Aquije, Fernando Mellan, etc, todos con camiseta azulina, short blanco y medias blancas tipo “toalla”.

Además a mi papá siempre lo oí hablar con mucho cariño del Cristal, y antes, del Tabaco, claro! , si él era rímense, igual que mis Tíos Perico y Alejandro, hinchas acérrimos de la celeste.

Era de suponer entonces que yo ya era hincha de la SC, y como dije , tenía mi álbum de figuritas de 1975, donde ya había llenado mi página del Sporting Cristal.

En el colegio todos eran de la U o Alianza, incluso cuando se hacían los equipos de fútbol se escogía U vs Alianza y yo siempre quedaba afuera, ya que era hincha del Cristal y sólo me acompañaba mi amigo Oscar Carrillo, que también era celeste como yo.

Escuchaba los partidos en la radio, siguiendo cómo bicampeonábamos en el 79, 80, gozaba con partidos en copa libertadores, como aquel robo en el Monumental de Núñez donde River Plate, de mala manera y con ayuda del árbitro nos voltea un 2 a 0, y donde Tarantini hasta ahora está buscando al gran Roberto Orlando Mosquera Vera.

En el 83, un partidazo de Coqui Hirano donde solo y en la esquina de Sur con Occidente rompe a la defensa crema y define para gritar un gol inolvidable, y mi radio “Pollito” -en verdad era de mi hermana- casi termina en el parquet de tanto manotazo de felicidad en la mesa.

Ese año también campeonamos, con César Cubilla de DT, y con figuras como Juan Caballero, Coqui Hirano, Cucaracha Mora y la Chancha Valdettaro en el arco.

Luego en 1985 y de mala manera apareció un personaje de ellos llamado Chamuco Eugenio, que literalmente le “rompió” y de mala manera la pierna al celeste Enrique Bone, y lo retiró del fútbol.

De repente , ya con 19 años, empecé a asistir a la barra del Cristal en donde encontré hermanos celestes en la vida como Arturo Kikuyama, Pablo Merea Vidalon, Cesar Vasquez, Martin Adiaz Miguel Angel Medina Fernandez, y muchos más, y de repente supe que todos pensaban como yo, que se ganaban los partidos, pero ganarle a las Chicken Nuggets -llámese equipo crema- tenia otro sabor, otra connotación.

Y supe después que para la hinchada de esa granja, el sabor era el mismo. Muchas veces llegaba a la Universidad luego de haberles ganado, y junto con el “Coyote” Gilmer Moreno y mi hermano Carlos Enrique Quenaya Riva entrábamos al salón triunfadores , pero tranquilos y sin sarcasmos.

Respuesta muy diferente cuando era al revés y ellos nos ganaban, recibíamos todas las burlas de las Chicken nuggets más piconas de la promo.

Entonces comencé a analizar las razones por las cuales la U y sus hinchas nos tenían cierta animadversión, podría ser que en el 79 varios exjugadores cremas, llámense Eleazar Soria, Chumpi, Percy Rojas o el mismo Oblitas prefirieron venir a la SC?, o que muchas veces ya empezábamos a “quitarles” nuevos hinchas a costa de nuestras actuaciones?

Punto aparte a que la prensa siempre dedicaba ríos de tinta cuando ellos ganaban y cuando nos tocaba a nosotros el triunfo nunca informaban con la misma magnificencia.

Luego apareció un personaje grotesco y pantagruelesco, malcriado y prepotente, que a pisotones llegó a ser presidente de ese club, ninguneando a señores dirigentes como Nicolini o Echevarría.

Un personaje tristemente célebre que lleno de violencia las tribunas, llenando al hincha del gallinero de animadversión hacia nosotros.

Incluso en 1991 luego que le ganamos un partido en el Lolo Fernandez de Breña, con volteada y todo, mandó quemar el bus con el equipo completo del Sporting Cristal con jugadores y todo, que hubiera sido una tragedia si no fuera porque los bomberos pudieron contener tremendo atentado.

A mí no me lo contaron, yo estuve ahí junto con Quenaya, amenazados por barristas cremas con cuchillos por gritar un Gol del Cristal en su tribuna sur (El Lolo no tenia Norte), y el segundo Gol lo tuvimos que gritar para adentro.

Otra vez, siempre azuzados por ese personaje obeso y malcriado, la barra de ese equipo manchera y abusiva me correteo a mi y dos hinchas más (ellos eran como 30) simplemente por estar esperando entrar en la tribuna oriente y haber llegado tarde, y nosotros a punta de correas y hebillazos supimos defendernos, terminando incluso en la comisaría de Petit Thouars por haber participado en una “mecha” por defenderme del abuso de esos mancheros.

Y ahí estaban en un costado del calabozo esas Chicken Nuggets asustadas y llorando, y yo renegando de no poder ver mi partido por culpa de ellas, hasta que mi hermano -Celeste también- Abraham Augusto Alvarado Hinojosa, era mayor médico de la policía vino y nos sacó de la comisaría a mi y a los otros dos hinchas, y nos fuimos haciéndole “pichulitas” a las Chicken Nuggets.

Apenas pisamos la calle, yo con mi jean lleno de betún por tanta patada recibida por las Botas de los policías, me escapé de mi hermano y volví al estadio, para volver ver a ganar a mi celeste 2 a 0, con goles de el Tuta Redher, ese día vinieron dirigentes del Real Zaragoza para ver a Francesco Manassero y terminaron llevándose a Redher para jugar a España.

En fin historias y más historias, todas generalmente con sabor celeste, y hacen ver que siempre un Cristal vs Universitario sea un partido esperado y un partido que no se tiene que jugar, se tiene que GANAR, obviamente por el Cristal. Ya sabes Roberto Orlando Mosquera Vera!

Y espero que nunca más hayan Pantagrueles en las dirigencias de fútbol. Ya nadie los recuerda.

Salud Salud Salud Cristal
Por: Aldo Alvarado Hinojosa “El Doctor Celeste”

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *