Velez – Cristal el día que lloró Chilavert

El apelativo de ‘La Fuerza Ganadora’ nació, principalmente, en la década de los 90. Sporting Cristal encandiló al fútbol peruano con un juego agresivo en ofensiva, logrando conquistar el tricampeonato en las temporadas 1994-1995-1996 bajo la dirección de Juan Carlos Oblitas y Sergio Markarián, quien tomó la batuta tras la salida de José Luis Carbone.

Los ‘celestes’ llegaron con la moral al tope a la Copa Libertadores de 1997, y aunque en Fase de Grupos estuvo muy cerca de quedar eliminado, supo coger el último cupo del Grupo 4 por detrás de Gremio y Cruzeiro: el único eliminado fue Alianza Lima.

Al haber quedado tercero, Sporting Cristal tenía que medirse contra el poderoso Vélez Sarsfield de Argentina, quien había quedado primero en el Grupo 2 con 13 puntos (cuatro victorias, un empate y una derrota): los favoritos eran los ‘ches’, quienes tenían como principal figura a José Luis Chilavert.

Incluso, el polémico arquero y capitán de la selección de Paraguay, encendió la previa del duelo ante los ‘celestes’ al mencionar que no conocía a Jorge Soto, uno de los baluartes del esquema del entrenador Sergio Markarián.

Con todo el tema encima, Velez Sarsfield igualó 0-0 en el Estadio Nacional el pasado 23 de abril de 1997. Era un fatídico resultado para Sporting Cristal, quien tenía que ir por la hazaña a Liniers. El panorama era adverso y, nuevamente, José Luis Chilavert se embriagó en autoelogios: todo hacía indicar que la llave se cerraba a favor de los ‘Cruzados’.

Sin embargo, el golpe terminó dándolo Sporting Cristal a tan solo dos minutos de que termine el encuentro. El gol, paradójicamente, lo hizo Jorge Soto, quien había sido ninguneado por Chilavert. Teníamos que ir a buscar la hazaña en Liniers. En la semana Chilavert salió diciendo quién era yo, que nadie me conocía. Con palabras como esas, viniendo de un jugador importante, podía hacer temblar a cualquiera. Pero nosotros hablábamos en la cancha (…) Nosotros éramos un grupo de guerreros que fuimos a buscar el triunfo con humildad, y así continuamos nuestro camino a la final de la Copa Libertadores», indicó el ‘Camello’ al término del encuentro.

8 de mayo de 1997, es decir, hace 22 años se logró aquella proeza que terminó decantando en una fantástica campaña en la Copa Libertadores y que, por cuestiones del destino, no pudo coronarse con el campeonato del certamen internacional.

Aún así, la historia sirve para que los ahora dirigidos por Claudio Vivas sepan que detrás de ellos hay una historia que los respalda y que depende de ellos escribir la suya: la situación es complicada ante Olimpia, pero no imposible.