Sporting Cristal, con el bicampeonato en la mira

El final del Apertura fue amargo: Sporting Cristal tenía el título a tiro a sólo cuatro fechas del cierre, cuando inició un inesperado descenso de forma y suerte.

En Trujillo, frente a Mannucci, uno de los equipos más débiles del campeonato, el 2-0 en contra fue el preámbulo de la tragedia final: 2-3 en Lima ante Melgar y adiós título.

El cierre en casa ante el campeón, en un partido que debió ser una final y fue, en cambio, un trámite burocrático, supuso una inmensa decepción.

Había motivos para explicar la mala forma del Cristal. El plantel cargaba con un importante desgaste tras disputar la primera fase de la Copa Libertadores y la segunda ronda de la Copa Sudamericana, en la que se impuso 6-0 en el global frente a la Unión Española de Chile.

La exigencia de un torneo continental suele ser letal para los equipos peruanos, todavía un poco alejados de la vanguardia de la región en lo que respecta a la preparación física. Cristal jugó dos. Y compitió.

El deseo de revancha es evidente y Vivas ha armado un plantel «aparentemente competitivo» para encarar el Clausura y la Copa Sudamericana. Mario Salas se metió al bolsillo al hincha celeste con un título nacional conseguido a lo grande, y su sucesor quiere superarlo: de hecho, de conseguir el bicampeonato, con el desempeño mostrado hasta ahora en los certámenes internacionales, ya lo habrá logrado. Este semestre puede ser histórico o puede ser uno más.

Fichajes y retornos
En principio, el plantel del Sporting Cristal es el mejor del Perú. Es el más regular, en todo caso, y el que, por el momento, va perfilando una idea de juego.

Para el Clausura, Vivas ha sumado a Nilson Loyola, un lateral izquierdo joven y con experiencia en la selección, quien le dará un merecido descanso a Jair Céspedes, que, a sus 35 años, debe ir pasando la posta. Brandon Palacios (21) y Christopher Olivares (20), chicos jóvenes y con mucha proyección, han retornado de sus respectivas cesiones, lo cual dará variantes y frescura al ataque.

La rotación de jugadores será fundamental para que el campeón nacional pueda pelear en los dos frentes. En ataque, además de los mencionados fichajes, el regreso más esperado es el de Emanuel Herrera, goleador del torneo 2018 con 40 tantos.

El delantero se desgarró el tendón rotuliano de la rodilla en abril, con lo que se dio por descartada su participación esta temporada. Sin embargo, ha dado sorprendentes muestras de recuperación y podría volver antes. Sería el mejor fichaje posible para el equipo.

Otro regreso ilusiona a los hinchas celestes: el de Christofer Gonzáles, quien no pudo disputar los partidos de la Copa Bicentenario por encontrarse en Brasil con la selección. Canchita ha dado muestras de un crecimiento brutal bajo las órdenes de Gareca, y volverá en el mejor momento de su carrera a mover los hilos del equipo. Junto a Calcaterra y Pretell, forman posiblemente el mediocampo más completo del fútbol local.

Cristal es el favorito a llevarse el Clausura y a pelearle el año al Binacional. En el camino, deberá disputar los octavos de final de la Copa Sudamericana contra el Zulia de Venezuela, con la ilusión de hacer historia en un certamen en el que apenas tiene experiencia. El equipo celeste encarará este semestre con ánimo de revancha y muchas ganas de meterse entre las sorpresas del continente. Algo a lo que los peruanos podríamos empezar a acostumbrarnos.