Sporting Cristal: análisis línea por línea en seis fechas de la Liga 1

El 2020 viene siendo caótico para Sporting Cristal. Se retiró un referente como Carlos Lobatón cuando la temporada no había empezado. El primer paso en falso se dio a nivel internacional con la eliminación temprana de la Libertadores a manos de Barcelona.

Tras ese golpe de entrada. La consecuencia: chau Manuel Barreto, hola Roberto Mosquera. Cambio que todavía no da resultados.

Aunque aún hay mucho por recorrer el equipo hoy está en puestos de descenso. Todo eso pasó en menos de tres meses. Y si a eso le sumamos el cambio de dueño, ni qué decir.

Mucho que digerir para una institución acostumbrada a estar siempre peleando los primeros puestos del campeonato y caminar sin acelerar ni frenar de golpe.

EL ARCO
La eliminación de la Libertadores bajó soldados. Patricio Álvarez uno de los perjudicados. Tras su participación en el Preolímpico, Renato Solís se hizo del puesto y a pesar que persiste la mala situación, su titularidad no está en discusión. Estar en cinco de seis desde el inicio, lo ratifican.

DEFENSA
Lo más cuestionado. No tanto por las actuaciones en la Liga1, el recuerdo del 4 a 0 en Guayaquil todavía está fresco. No más se utilizó la línea de cinco y con Mosquera sólo Chávez y Madrid han repetido. Siete goles en seis fechas son mucho teniendo en cuenta la poca contundencia de los rimenses. Increíble.

VOLANTE
Casi no se tocó. Salvo el experimento de Barreto en Guayaquil tampoco hubo modificaciones desde lo posicional. Cazulo como ancla y de mediocentros Calcaterra y Tavará. Quien se coló ganando minutos fue Jesús Castillo, incluso siendo titular en Arequipa.

DELANTERA
En deuda total. Cinco goles es muy poco para quien llega –casi siempre- más que el rival. Cristal se ha vuelto un equipo que maneja la pelota, pero sin tener el control del partido. Lo noquean con mucha facilidad y no es porque no tire golpes, sino que conecta muy de vez en cuando. Sólo Herrera – quien no está al 100%- ha marcado más de un gol. Sus otros delanteros viven de aproximaciones.