Qué es de tu vida "pelao"?

A mediados de 1996 en La Florida buscaban delantero para compartir el puesto con jugadores como Ricardo Zegarra y Jorge Lazo. El elegido fue un goleador de la segunda división argentina. Su nombre: Luis Alberto Bonnet, ese atacante llegó en silencio al Rímac, para un año después despertar un grito que suena hasta hoy en la mente de los hinchas celestes.

Los cerveceros eran dirigidos aún por el brasileño José Luis Carbone (fue reemplazado por Sergio Markarián) y buscaban con urgencia un ‘9′ consolidado. En ese tricampeonato de 1996, quien llenó el vacío goleador fue un lateral-volante. Jorge Soto se puso el overol en el área, debido a que Bonnet demoró un poco en su adaptación. De todos modos, el poco tiempo que jugó en esa campaña demostró que era un atacante muy físico y con potencia en el juego aéreo. Un cazador que recuperó el olfato en el momento más urgente: la Copa Libertadores 1997.

Ha pasado casi un cuarto de siglo de aquel subcampeonato en la Copa, de aquella final ante Cruzeiro en el Mineirao. Bonnet fue el goleador celeste con cinco tantos. Sus goles al Racing, en Avellaneda y Lima, se siguen gritando. Hoy, Luis Alberto Bonnet no ha cambiado mucho. Luce muy parecido a como luce en el póster de los hinchas noventeros: rapado, delgado y con sonrisa sutil. Lejos del exceso salvo cuando se quitaba la camiseta para celebrar goles, en tiempos donde aún no se castigaba la euforia con tarjeta amarilla. Aquel muchacho que fue un ‘AS’ en el Rímac, hoy está entregado a otro juego. Con cartas ganadoras, pero sin tribunas ni goles. Solo con la sabiduría emocional y cálculo permanente de quien gana casi todas sus partidas. Bonnet es un jugador profesional de póquer.

En estos días de cuarentena, el ex atacante argentino también ha puesto en reposo esa pasión que encontró en sus últimos años como jugador de Sporting Cristal. “Comencé entre el 2007 y 2008 en un casino de Lima. Iba con otros futbolistas que también eran muy buenos. En una noche pude ganar 29 mil dólares. Hoy juego entre tres a cinco veces por semana”, declaró Bonnet hace unos meses al diario Gestión.

Dice Bonnet que en su noche más infeliz perdió dos mil dólares. Su récord es positivo. Por años, esa afición solo la conocían los más cercanos, sin embargo hoy es vox pópuli su faceta como “rey de los casinos”. Las últimas noticias que llegaron sobre él fueron un video, difundido por hinchas celestes, donde pide alentar en la semifinal del año pasado ante Alianza, y la otra novedad fue encontrarlo como imagen de una conocida casa de apuestas. Allí, Bonnet ha hecho proyecciones del torneo local y hasta de la última Copa América 2019. El ‘Pelado’ pronosticó que Brasil iba a ser el campeón. Lo hizo con la misma frialdad con la cual definió ante ‘Nacho’ Gonzales (ex arquero de Racing) en agosto de 1997.