Pedro Aquino y sus recuerdos con la celeste

El equipo donde te formas siempre te deja cosas para toda la vida, en este caso estuviste en La Florida desde los 9 años, ¿qué aprendiste en Cristal?

Te lo resumo en dos palabras: humildad y perseverancia. El que te hable de Pedro Aquino podrá confirmar que sigo siendo el mismo y trabajando al máximo todos los días en pos de mis sueños. El Sporting Cristal me acogió y formó. De mi club guardo los mejores recuerdos y un agradecimiento muy grande por todo lo que me inculcó.

¿Tu mejor partido a nivel club y mejor a nivel selección?

Hermano, muy difícil porque tengo muchos partidos de 10 puntos (risas). Recuerdo un Cristal vs U en el Nacional del año 2016. Mariano Soso ya me había dado la confianza de ser titular y ese día fue un partidazo. Empatamos 2 a 2, los dos estábamos peleando la punta y se notó por la intensidad de juego que se vio. Jugué a gran nivel, hasta me di el lujo de dar el pase en el primer gol que hace Revoredo.

A nivel selección ya me hablas de palabras mayores, porque fue en un Mundial y ante el que a la postre terminó siendo el campeón. Ese día ante Francia pienso que me salió de todo, le gané una dividida a Pogba en medio de la cancha, le metí un cruce a Mbappe, quite y jugué ante puros cracks. Y por centímetros no coroné con un gol, definitivamente mi mejor partido hasta el momento.

¿Un recuerdo entrañable con un compañero de equipo?

Con Carlitos Lobatón en mis primeros años. El viejo siempre me jodía para todo, parecía que nunca hacia nada bien, que Pedro esto que Pedro aquello. Hasta que un día agarré valor y con mucho respeto me acerqué a hablarle. Recuerdo que le dije: “Viejo, por qué siempre me agarras de punto, qué te he hecho yo” le pregunté.

Su respuesta nunca la voy a olvidar: “Mira Pedrito, el día que no te diga nada ni te joda preocúpate, porque eso significará que no me interesas, tú ni tu crecimiento profesional”. Yo que andaba molesto porque sentía que me trataba mal y no me había dado cuenta que prácticamente, me había adoptado como un hermano menor.

¿Compañero con el que te integraste mejor en un plantel?

Con Luchito Advincula. Cuando nos tocó llegar juntos a México, en el club Lobos Buap hicimos una gran amistad y también una muy buena dupla dentro de la cancha. Otro con el que también tengo grandes recuerdos es con el tío Alberto Rodríguez. Una gran persona, muy humana, alguien con quien puedes conversar y tener un consejo sano siempre.

¿Jugador que creciste admirando?

Roberto ‘El Chorrillano’ Palacios, y después tuve el placer de tenerlo como compañero, breve tiempo, pero me di el gusto.

¿Uno jugador actual que admires?

De la actualidad a nadie. Sabes, yo me admiro a mí por lo que he podido avanzar hasta el momento, por todo lo que me costó llegar y aún faltan metas por cumplir. Aparte estoy muy orgulloso de la familia que he logrado consolidar junto a mi esposa e hijas y tener siempre a mis padres cercanos.

¿Mejor equipo que integraste a nivel clubes?

El Cristal del 2016, que bien que jugaba ese equipo.

¿Próxima meta con la selección?

Volver al Mundial y mejorar lo hecho en Rusia. Llegar lo más lejos posible, por qué no pensar en la final.

Fuente: Revista ONCE