Noche de fiesta en el país

Abrazos por acá, abrazos por allá. Saltos, gritos y mucha pero muchas sonrisas. Sí, ese fue el sentir de todo un pueblo peruano en esta noche que se tiñó de rojo y blanco luego del excelente triunfo de la Selección peruana por 2-0 ante Paraguay que lo metió al repechaje para el Mundial Qatar 2022.

En un Estadio Nacional repleto de ansias y ganas por ver solo una victoria de la Blanquirroja, la selección peruana huzi su trabajo y se quedó con ese quinto lugar de las Clasificatorias que lo mete a un repechaje para tratar de clasificar por segunda vez consecutiva a un Mundial.

Como era de esperarse, la Selección peruana no quiso perder tiempo y, apoyado por la gente en las tribunas, desde un inicio se mostró muy agresivo en ataque y propio de ello fue que, apenas a los cinco minutos de juego, un excelente servicio de Christian Cueva fue bien aprovechado por Gianluca Lapadula, quien sacó a relucir toda su clase para superar la valla de Silva.

De la mano de Cueva, Perú ganaba en el comienzo del partido y eso, de alguna manera, le tenía que dar mayor una tranquilidad, sin embargo las ganas y ansias lo llevó a cometer algunos errores que tampoco fueron bien aprovechados por la gente paraguaya.

Perú era más en el terreno de juego que Paraguay y pudo ampliar diferencia a través de un golazo de tijera de Yoshimar Yotún a falta de cuatro para el final del primer tiempo.

La ‘Blanquirroja’ ganaba y ganaba bien, incluso Callens pudo aumentar el marcador, pero su remate con golpe de cabeza salió desviado cuando tenía todo para anotar el 3-0.

Paraguay no tuvo ideas aunque bien podríamos decir que Perú supo cortarle los circuitos y eso lo conllevó a que cometa algunas desinteligencias tanto en ataque y, sobre todo, en defensa.

Para el segundo tiempo, Perú intentó manejar el balón y jugar con la desesperación de los paraguayos pero en ese ir y venir corrió algunos riesgo y fue porque perdió el control de la pelota. Pero, Paraguay tampoco tuvo la sapiencia para hacer daño a una defensa peruana que se comportó a gran altura. Zambrano y Callens estuvieron impecables y ni qué decir Tapia y Yotún en el mediosector.

Perú apelaba a los contraataques y bien pudo ampliar diferencias, pero el horizontal y el arquero paraguayo le negaron la posibilidad para que la ‘Bicolor ‘anote más goles.

Al final, la Selección peruana ganó y ganó porque todos jugaron bien, nadie desentonó y porque lo dejaron todo en la cancha. Estamos en el repechaje, señores, sí a un solo partido de clasificar, una vez más, a un Mundial de la mano de un hombre como Ricardo Gareca, quien ha hecho posible que este sueño se prolongue más y más. Lo que se vivirá en junio ante Australia y Emiratos Árabes Unidos será otra historia, por ahora solo sabemos que hay motivos de sobra para celebrar y bien.