Nilson Esidio: el goleador del 98

La temporada 1998 encontró a Sporting Cristal envuelto en un clima de renovación, pero aún enrarecido por los cambios que se dieron luego de alcanzar la final de la Libertadores un año antes. Entre las novedades para la nueva temporada apareció un brasileño que respondía al nombre de Nilson Esidio Mora, quien llegó al Rímac como una segura carta de gol.

El currículo de Nilson marca que nació un 19 de noviembre de 1965 en Santa Rita do Passa Quatro (Sao Paulo). De figura delgada y con una buena talla (1.88), su condición física le valió ganarse el mote de ‘Pirulito’ en su país (en Brasil se conoce de esta forma a lo que en otros países se llama chupetines).

Su estreno en el fútbol llegó en 1983 y antes de llegar a Sporting Cristal proveniente del Paranaense, tuvo una dilatada carrera que incluye Sertãozinho, Platinense SE, Esporte Clube XV de Novembro, Ponte Preta, Internacional, Grêmio, Corinthians, Flamengo, Fluminense, Palmeiras, Vasco da Gama (Brasil); Portuguesa F. C. (Venezuela); Celta de Vigo, Albacete y Real Valladolid (España); Tigres (México).

Fama bajo el puente
Ya con 32 años, Nilson Esidio llevaba una carrera con altos y bajos momentos. Al llegar a Cristal, precisamente, venía de cumplir un irregular papel con Paranaense pero con la expectativa puesta en recuperar su cuota goleadora disputando con los celestes la Libertadores y el torneo local.

Su debut en el torneo nacional con Cristal se dio el 14 de febrero durante el Torneo Apertura, en la visita que le hicieron a Alianza Atlético en el estadio Campeones del 36. El triunfo de 1-3 que los celestes obtuvieron tuvo a Nilson como autor de su primer gol en el fútbol peruano, el primero de los 14 que logró durante el primer semestre, destacando los tres que le marcó a Melgar el 12 de abril en la goleada por 7-1 de los celestes.

Durante el Clausura añadió otros diez tantos a su cuenta, goles que ayudaron a que Cristal forzara un partido extra contra Alianza para definir al campeón (encuentro que ganaron con gol de Andrés Mendoza).

En la final ante los de Ate, el primer partido tuvo a Nilson abriendo la cuenta frente al equipo de Osvaldo Piazza para acabar ganando por 2-1, pero en la vuelta, la actuación del brasileño cambió por completo ya que se fue expulsado apenas a los 32’ de un encuentro que los cremas también ganaron por 2-1, forzando una definición por penales que ganaron.

Pese a ese último trago amargo, en Cristal quedaron más que satisfechos con su actuación, ya que además de ser el jugador que más veces jugó (43 partidos), acabó como el goleador del campeonato con 25 dianas. Lamentablemente su buen desempeño hizo que eleve sus pretenciones económicas y no renovó contrato, pero queda en el recuerdo de los celestes noventeros su buena producción goleadora en el Rímac.