Mosquera, en una extensa entrevista habla de todo un poco

Roberto Mosquera no lo va a declarar abiertamente, pero él sabía que este día iba a llegar. Su perro de 14 años hace la fiesta al verlo cruzar la puerta después de pasar varias horas en La Florida, donde fue presentado como nuevo técnico de Sporting Cristal.

Los hijos del técnico también se contagian de la felicidad del padre que ha vuelto a su casa del Rímac. “Quiero que los hinchas celestes tengan el mejor diciembre de los últimos años”, dice Mosquera. Es marzo, pero haber recibido tan inmenso regalo del destino futbolístico lo ha transportado a una feliz Navidad.

-¿Cuánto se diferencia este retorno a Sporting Cristal si lo comparamos con su vuelta en el 2012?

No hay muchas diferencias. Yo sigo vigente, en el 2012 estaba vigente, había hecho una buena campaña con Huancayo. Y ahora se confirma mi vigencia después de haber estado tres años en el extranjero y de ser campeón con Binacional. Estoy con una madurez que se ha visto en torneos internacionales y creo que estoy más potenciado. Estoy más seguro de mí mismo. Mi comando técnico ha sido muy coherente con los pasos que hemos dado. Escogimos a Wilstermann, a Royal, a Binacional, debe haber un reconocimiento a eso. En Binacional nos pidieron clasificar a la Libertadores, así que le pedí disculpas al presidente porque hicimos más de lo que pidieron. Lo que más ha cambiado es mi experiencia, sobre todo internacional.

-¿Cuánto ha cambiado Sporting Cristal en estos últimos años?

No lo he sentido, pero si hubiera estado al inicio del proceso con Innova quizá lo hubiera sentido. Porque una cosa es tener todos los tentáculos de Backus en la administración, marketing, etc y de un momento a otro te dicen “chau, hablamos”. Poner eso a funcionar es muy difícil, les ha costado y lo están haciendo. Hay mucha desinformación.

-¿En qué sentido?

Te dicen que no hay plata, que han vendido a Ortiz, que ahora van a vender a ‘Canchita’, etc. Cuando lo que debemos promover es que este tipo de empresarios probos lleguen al fútbol. Todas las entidades internacionales que rodean a Innova Sports son multimillonarias y de primer nivel. Estas entidades no te dan garantías si tú no tienes una cantidad de años en un círculo de integridad o de buenos negocios. Ellos están mejor vistos a nivel internacional, que a nivel Perú. Normalmente el dirigente se mete al fútbol para ganar dinero o para que lo conozcan, pero ahora que llegan empresarios con dinero, que no quieren que los conozcan, los ahuyentan.

-¿Cuál es la crítica más dura que ha escuchado?

Que no saben de fútbol. ¿Qué es saber de fútbol? ¿Decirle al entrenador lo que tiene que hacer? Saber de fútbol es darle al técnica todas las garantías para que el trabajo pueda salir bien. Yo veo salud en todo, con mi presencia los estoy avalando. Ya conversé mucho con ellos y ya sé lo que tienen proyectado para el club donde crecí. Estoy muy ilusionado con esto.

-¿Dudó en algún momento?

No, porque conmigo no comenzaron diciéndome “queremos que entrenes”. Lo mío comenzó con una charla muy larga, hablamos de sus historias, de sus vidas, hablamos de Ricardo Bentín, de Esther Grande de Bentín, gente maravillosa e íntegras. Hablamos de los años sesenta, cuando llegué al club, hablamos de mi padre que jugó en Sporting Tabaco. Al final del diálogo me dijeron que tenían un sueño. Hablamos por más de cuatro horas y no pensé que al final de todo eso me iban a ofrecer ser el técnico de Sporting Cristal. Yo pensé que me buscaban solo para obtener más información sobre la historia del club. Sobre la esencia del club.

-Fue más una charla extensa sobre la identidad…

Sí, por eso les dije que me gustaba que nos dijeran “pavos”. ¿Por qué? Porque “pavo” es la persona proba, que paga puntual cada fin de mes, no es como el “pícaro”, que es el que no paga. Me encantaría que todos seamos “pavos”, que seamos personas íntegras. También nos dicen “pechos fríos”. ¿Cómo vamos a ser “pechos fríos” si desde 1956 tenemos casi los mismos títulos que clubes que tienen más de cien años?

-¿Siente que tiene un plantel austero o que podría aún reforzarse más?

Sporting Cristal no me parece austero, me parece un equipo que tiene mucho por crecer. Hay mucho pan por rebanar, no es tan corto el plantel como parece. Lo que no te puedo decir es si vamos a contratar o no a alguien. Lo ideal primero es tener el pleno conocimiento del equipo y poder elegir. Tengo que buscar un sistema de juego que se adapte al equipo que tengo, no todo es 4-3-3. Quiero enseñarles todos los sistemas posibles. Sospecho algunas cosas y por ahí haya visto ya a un crack y le diga a la directiva “hay que contratarlo”.

-¿Con los futbolistas que tiene va a poder implantar su estilo de juego?

Donde he llegado he encontrado jugadores para hacerlo y si no los encuentro, los he construido. Sobre eso quiero responder a una crítica. Hay periodistas que dicen “¿por qué Mosquera acepta un equipo armado si a él le gusta armar sus equipos?”. Ese sí es un malentendido raro porque si yo vengo de ser campeón con Binacional y quiero competir en una Copa Libertadores, tengo que saber de quien prescindo y a quien traigo al equipo. Yo debo pensar, en ese contexto, en un jugador que pueda jugar la final de la Libertadores con Flamengo. Para asumir esa responsabilidad debo contratar jugadores para que no me goleen. No me puedo equivocar. No es lo mismo a llegar a Sporting Cristal en un diferente contexto. Yo pude armar el plantel de Cristal del 2012 o del 2014 de Aurich. Y en ambos casos pudimos campeonar.

-¿’Canchita’ Gonzales va a salir de la banda para jugar como mediapunta?

Es una opción, yo no le voy a enseñar cómo jugar allí, yo le voy a decir cómo quiero que se mueva en el campo. Después el nivel de ingenio, el olfato y picardía que tiene es cosa de él. Pero yo doy algunos lineamientos, por ejemplo: si Herrera va por allá, tú por allá; tú eres el que une lo que va a pasar entre Madrid, Cazulo y el que juegue por derecho. Veremos entrenando si funciona.

-Mencionó a Herrera. ¿Es el principal jugador para repotenciar en su proceso?

Espero que no, espero que pueda repotenciar a todos. Pero sobre lo que preguntas, espero que Herrera pueda ser el goleador del torneo 2020, que recupere su estatus de goleador. Pero para que ocurra eso, tiene que mejorar el colectivo. Antes Cristal tenía cuatro caminos para llegar al gol, ahora solo tiene una y esa única la falla.

-¿Cree que en quince días vamos a poder ver al Sporting Cristal que usted quiere?

Sí, a mí siempre me ha tocado urgencias en mi carrera. Huancayo y Aurich no querían descender, por ejemplo. Tengo una metodología para hacer eso, pero luego debo seguir mejorando al equipo a través de trabajo.

-¿Va a ser muy firme en el tema de la disciplina?

Yo no puedo sacar del equipo a un jugador que entra a un hotel con su enamorada. Esa es su vida personal, es diferente. Pero si está en una borrachera o con mujeres, se va del equipo. Hoy (ayer) hablé con el plantel sobre eso.

-¿Cómo lo recibieron los líderes del plantel?

Ellos ya saben quién soy, saben que soy un buen tipo, que soy correcto, disciplinado, que trato de ser justo y que los voy a poner a jugar. Tengo un pasito adelante en el tema de la confianza. A varios de los referentes los he trabajado. Conmigo Revoredo jugó excelente, ahora está siendo criticado y nos toca ver qué vacío hay que llenarle para que responda. Yo no lo veo como lo ven los demás, con tanto anticuerpo. Quizá no ha sido tan rimbombante como quiere la gente, pero en la defensa lo único que se te pide es que seas eficaz.

-¿Quisiera superar la marca de Marcos Calderón como técnico nacional con más títulos?

Debe ser muy grato lograr algo así, importante para tu currículum. Yo he venido a trascender en la vida y en mi carrera, pero no es algo que esté buscando. Si eso sucede es consecuencia de un buen trabajo que hice y viene por añadidura. Por ahora solo pienso en reflotar a Sporting Cristal.

-¿Tuvo un poco de ansiedad en estos meses que no podía integrarse a ningún equipo?

Estuve tranquilo. Lo que sí es cierto es que los equipos te escogen o no, pero los recibos siguen llegando. Yo no puedo decirle a los de Luz del Sur o a la universidad de mi hija: “miren, soy entrenador, denme un par de meses por favor”. Todo depende del nivel de responsabilidad y de ahorro que haya tenido yo para que las cosas se sigan pagando. Después de nueve años, nos dimos un descanso de un par de meses. Me llamaron de Always Ready, de otros equipos de Bolivia, pero hemos aprendido a desarrollar el olfato para aceptar un proyecto. Nos vino bien la pausa.

-¿Y ese olfato qué le dice en Sporting Cristal?

Sí, estoy ilusionado. Tengo la satisfacción de regresar, mi salida ya sabes cómo fue. Ojo que no tomo este regreso como un reconocimiento. Solo siento que seguí vigente para ser elegido otra vez por el club donde crecí. Me han escogido porque salí campeón el año pasado y el anteaño pasado fui subcampeón en Bolivia.

-¿Le han hablado del famoso año par y Sporting Cristal?

(Risas) Ya parecemos chamanes. Nadie va un equipo a ciegas o sin la ilusión de campeonar. Yo vi a Binacional en un partido ante la U, vi que tenían muchos problemas en defensa. Le dije a los chicos del comando técnico: “nos quedan diez partidos, si ganamos ocho saldremos campeones”. A Aurich lo agarramos últimos en la tabla.

-¿Qué es lo que más le seduce de este proyecto?

Estos directivos quieren construir al mejor Sporting Cristal de su historia. Eso no será fácil.

-¿Va a ser un apoyo directo en el fútbol formativo?

Este grupo trabaja por el fútbol de menores desde hace tiempo junto al Scotiabank de Canadá. Para ellos es muy importante eso. Juan José Luque es un capo, muy íntegro y me ha mostrado el proyecto que tienen. Quieren mejorar las condiciones de los chicos que viven en el club, eso no está bien y hay que repotenciar.

-¿El esquema será 4-3-3 o va a ir variando?

No entiendo el dogmatismo en el fútbol, no es una religión.