Máximo Vides Mosquera: “El pericotero quimboso”

Máximo ‘Vides’ Mosquera tenía un estilo pícaro y pericotero. Era un quimboso entreala que jugaba de 10 pero de los de antes, más adelantado y que más que crear, definía. Y lo hacía muy bien. Sabía jugarla en pared, robaba jugadas inimaginables; sus pisadas de bola eran increíbles (hoy le llaman chocolate) y por su diminuto tamaño y movilidad se escurría fácilmente entre dos marcadores. Supo destroncar las cinturas de los más experimentados marcadores, no sólo del Perú sino de Latinoamérica en el Sudamericano del 57.

Cierta vez, por la televisión declaró “cómo ha cambiado el fútbol. Hoy en día los críticos admiran y magnifican los goles de volea y se olvidan que los goles de ese tipo eran cosa de todos los fines de semana en el Nacional y ni llamaban la atención”.

Recuerdan el golazo de Periquito Chiroque al Garcilaso (dribleando a toda la defensa cusqueña), haciendo un paralelo un tanto tosco diremos que el estilo de Periquito era muy parecido al de Vides. Y goles como el de Chiroque los sabía anotar con la celeste puesta Mosquera.