Madrid, Loyola y Olivares de ser discutidos pasaron a ser indiscutibles titulares

Sporting Cristal fue de menos a más en su camino al título 2020. Duante los primeros meses del año el equipo rimense mostró un rendimiento discreto bajo la conducción de Manuel Barreto, llegando a ubicarse a cuatro puntos de la zona de descenso.

Sin embargo, los altos mandos del club reaccionaron a tiempo y decidieron apostar por un hombre de la casa: Roberto Mosquera. El estratega de 64 años llegó para cambiarle la cara el elenco bajopontino, devolviéndole la confianza y sacándole petróleo a futbolistas que venían con un bajón deportivo.

Empezando por los laterales del equipo. Johan Madrid y Nilson Loyola arrancaron la temporada con muchas dudas, tanto al momento de defender y atacar. Pero todo quedó atrás tras el reinicio de la Liga 1, ambos defensores encontraron su máximo nivel conforme fueron pasando las fechas y terminaron siendo claves en la final ante Universitario.

Jorge Cazulo había anunciado que el 2020 sería el último año de su carrera. Muchos pensaban que a sus 38 años podía terminar siendo una pieza de recambio. ‘Mou’ le terminó dando libertad en la linea de volantes y encontró en él un jugador determinando en ataque. El caudillo celeste terminó siendo clave en la obtención de la estrella 20.

Alguien que fue blanco de críticas, no solo por parte de los fanáticos de Sporting Cristal, sino también por millones de peruanos, fue Christopher Olivares. El ‘Zancudito’ no tuvo el rendimiento esperado con la ‘Blanquirroja’ en el Sudamericano Sub 20 y el Preolímpico Sub 23.

Mosquera decidió quitarle la responsabilidad de ser el ‘9’ que todos le pedían y lo colocó como extremo por derecha. Acompañando en ataque a Emanuel Herrera encontró su mejor versión como atacante, terminando siendo titular indiscutible.

Cabe mencionar que el tiempo que se dio durante la paralización del fútbol fue vital para que el DT bicampeón del balompié peruano pueda encontrar el mejor rendimiento en cada uno de sus dirigidos.