Lobatón: pasado, presente y futuro

Tiene 39 años cumplidos, pero en el campo no lo hace notar y nos recuerda a ese chico flaquito que a sus 20 años debutó en el fútbol. Carlos Lobatón, con 15 años vistiendo la casaquilla de Sporting Cristal, aún quiere seguir jugando, señaló al Programa de Tiro Libre que conducen los ex jugadores brasileños Marquinho y Bica.

¿Cruza por tu mente la palabra retiro?

Yo tengo contrato con Sporting Cristal hasta fin de año y después de fin de año veré qué hago.

¿No descartas renovar?

Veré si hay un ofrecimiento de trabajo. Esperaré qué pasa, si el club cree conveniente negociar. Uno no puede hablar y ponerse metas de dos o tres años. Mis metas son cortas, ahora estoy disfrutando de lo que hago de lo que me apasiona.

¿ Piensas en ser técnico?

Yo no he estudiado para serlo, pero eso no quiere decir que en algún momento lo estudiaré. Yo hice el máster de gestión deportiva en la escuela de Johan Cruyff. Aspiro a la gerencia o ser un Director Deportivo para Cristal.

De los cinco títulos logrados con los bajopontinos, ¿con cuál te quedas?

Soy de aquellos de los que hablar de lo ya hiciste es un poco más complicado. El mejor título es el que viene y el mejor gol es el que viene.

¿Y el mejor gol de tiro libre?

El que marqué a UTC por encima de la barrera. Pero también hay de los otros como le hice a Vallejo que pateé por abajo, si hay que hacerlo hay que arriesgar.

¿Sigues practicando?

Siempre. Lo practico con un arco vacío y lo hago descalzo. Practicando es la mejor manera de mejorar.

Carrera en el extranjero

Tu desarrollo futbolístico no fue aquí sino en el extranjero.

Es que mi padre Abel Augusto Lobatón Vesgas desarrolló su carrera futbolística en Colombia y también trabajó luego por allá. Yo vivía en Callao, estuve a los 7 años en el Cantolao, Boys. Me voy a Colombia y regreso a los 16 años al Perú, justo ‘Titín‘ Drago me convoca a la Sub 17, luego me dice que si quería ir a la Academia Tito Drago, pero resultaba lejos. Me quedé en el Boys cuatro meses. Me presento el ‘97 al Cristal, estoy ‘98 y ‘99 y a comienzos del 2000 ne suben a Primera.

¿Entonces fue tu espaldarazo?

No tanto, había mucha gente de experiencia que era dirigido por Juan Carlos Oblitas. Sabía francamente que no iba tener minutos, por eso decidí irme al Boys nuevamente, siendo el técnico Ramón Mifflín. De ahí me voy a Medicina que había hecho un campañón, tenía a TIM como su sponsor, todo estaba bien hasta que se pelean con los directivos del club. Ternero era el técnico, me daba algunos minutos.

¿Fue Ternero quien te llevo al Cienciano campeón de la Sudamericana y Recopa?

Sí, él mismo me convocó al Cienciano y se comienza a trabajar con un gran grupo humano que tenía los mismos sueños y aspiraciones. Era bravo estar en Cusco, no había los centros comerciales que hay ahora, había un mercado que se llamaba el Molino que podías conseguir cosas que no había en Lima. Estoy muy agradecido a la ciudad del Cusco, esa época vaya que se vivió bien, se escuchaba el upa, upa, papá, no pagaba taxi, comía gratis.

La historia celeste

Desde que llegaste el 2005 al Cristal nunca más te fuiste. ¿Cómo se dio ese pase?

‘Chemo’ en un partido en Cusco que ganó Cristal 4-3 me dijo que si quería volver al Cristal. Yo pensaba que era cualquier cosa, no le presté atención. Justo ese año campeonamos en el Apertura con Daniel Jurado. Yo tenía contrato con Cienciano, pero Alejandro Espinoza era muy buen amigo del ‘Chino’ Benavides y las conversaciones se dieron. Me acuerdo que llegué con ‘cachete’ Zuñiga, Casas, William Chiroque, Walter Vílchez y en el Clasura campeonamos.

LIMA, 2 DE AGOSTO DEL 2005 EL CLUB SPORTING CRISTAL PRESENTO OFICIALMENTE A LOS JUAGDORES QUE REFORZARAN EL EQUIPO EN EL TORNEO CLAUSURA 2005 EN LA IMAGEN: (I-D) YSRAEL ZUÑIGA, CESAR CASAS, WALTER VILCHEZ, CARLOS LOBATON Y WILLIAM CHIROQUE FOTO: GERMAN FALCON / EL COMERCIO

¿Después de jornadas de gloria, viene los malos momentos para el club tras la llegada de Jorge Sampaoli?

Llega el 2007, Jorge Sampaoli a mi parecer trajo varios jugadores y muchos se fueron. Fueron demasiados cambios y sonó drástico.Sampaoli se va (con seis victorias apenas en 24 partidos) llega Juan Carlos Oblitas y comenzamos a ganar.

Se te nota muy meláncolico al recordar estos momentos

Fue un año que no voy a olvidar, la hinchada sufría tanto, iba a los entrenamientos, nos apoyaba, no había los reclamos. Y en ese año sentí que valía la pena estar en un equipo como Cristal.

¿Después qué?

Se alcanzó una regularidad importante, se empezó a ganar títulos. El hincha se acostumbra a ganar, tiene otra mentalidad y en el fútbol es válido, pero como que dejamos la esencia de disfrutar el partido.

¿Te fastidia?

Es que asumes y presumes que eres más que el rival, sabes que ese partido lo tienes que ganar y la hinchada lo deja de disfrutar. No se dan cuenta que cada partido vale tres puntos, sea un clásico, porque sobre el papel es igual que un rival que no tiene infraestructura.

¿Qué mensaje le darías al hincha?

Le digo a un hincha que disfrute el fin de semana, que vaya al estadio que putee… eso es normal, eso es fútbol y lo debe disfrutar. Hay equipos que quieren ganar y no pueden.