La Cancha: Sporting Cristal 4 – Ayacucho FC 0

El grito de aliento a Írven Ávila por parte de la hinchada celeste reunida en el Alberto Gallardo grafica este momento momento feliz del Cervecero. El Cholito la buscó y la buscó. Se le negó varias veces pero aún así, su esfuerzo fue reconocido por la gente. Al final, Ávila selló la goleada y gritó su bronca imitando a uno de los goleadores más queridos de la tribuna. Trepado en el alambrado como hace tantas temporadas gritaba Luis Alberto Bonnet.

Cristal sumó su tercera goleada en cuatro partidos. 15 goles anotados y sólo 4 encajados. Superó con tranquilidad a un Ayacucho FC que exigió todo lo que Cristal le dejó. Un partido jugado a media máquina, en el que fue evidente que los celestes no se exigieron y hasta dejaron jugar cómodo al visitante durante muchos minutos. A pesar de eso, bastó la calidad del plantel para capitalizar los puntos.

Tal vez la jugada que mejor representa el juego cervecero fue el primer gol del partido. Revoredo inició la jugada en área cervecera. El balón llegó a Lobatón quien lanzó un pase extraordinario, de memoria, sin siquiera ver, para que llegue Paolo de la Haza. El chalaco lanzó un centro preciso que Pereyra cruzó de cabeza. Fenomenal. Cristal anotaba luego de media hora de un partido trabado con una jugada impensable en otros equipos. Mérito del equipo y del trabajo. Una jugada de entrenamiento, una jugada de calidad y preparada. Pocos minutos después, Alexis Cossio aumentó con un gran remate antes del primer tiempo.

No se puede decir que el juego celeste dejó satisfecho a la gente. Se cedió pelota y campo aun rival inócuo y se jugó a su ritmo más que al nuestro. El triunfo, entonces, parece como logrado por pura fuerza de gravedad. Un equipo campeón frente a un equipo que no logra encontrar la fórmula para dejar de pelear abajo. La gente sigue pensando que este 4 a 0 fue poco para todo lo que muestra Cristal.

¿Se dejan dudas? Sí. No necesariamente negativas. Aún queda la inquietud de saber qué pasaría si Cristal diera todo lo que, al parecer, puede dar. Esto da paso a la pregunta de si Cristal podrá aplicar esa presión adicional que da a entender cuando se vea en la necesidad de hacerlo. Hasta ahora se van superando los escollos con bastante suficiencia. Parece que alcanza para mucho más pero aún no se tiene la certeza.

En todo caso, el presente perfecto da tiempo y tranquilidad para seguir optimistas y soñar con más. Mucho más.

Lo que queda, con toda seguridad, es la expectativa de ver una nueva goleada cervecera. ¡Que continúe este presente feliz!

Por: Chalo
Director de www.elcristalconquetemiro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *