La Cancha: Sporting Cristal 4 – Alianza Atlético 1

Se temía de Alianza Atlético no tanto lo que en efecto podía hacer sino, más bien, lo que Cristal no sabría hacer frente a un equipo que viene a abroquelarse atrás.

 

En ese sentido, habría que reconocer que Alianza Atlético – no sé si por decisión técnica o por falta de trabajo en ese sentido – no se llegó a cerrar atrás todo lo bien que se hubiera podido cerrar atrás. Entonces, Cristal no tuvo mucho problema en encontrar el camino al arco y en anotarse otra goleada más que pudo ser, esta sí, mucho más holgada.

Faltó fineza en la elaboración cervecera. Ese último pase que pone al delantero a tiro de gol se hizo extrañar y, en la mayoría de casos, quedaba corto, largo o impreciso. A pesar de eso, hubo varios pases de filigrana – como el de Horacio Calcaterra que habilitó a Luiz da Silva – lo que demuestra la intención de juego de Sporting Cristal. Esa intención de juego que es la importante y la que se valora: el juego sobre el apuro, el pensamiento sobre el reflejo, el buen juego sobre el juego afortunado.

Con la tarea hecha, Sporting Cristal cedió iniciativa y ahí – nuevamente – mostró flaquezas. La defensa cervecera es irregular ya que por igual puede brindar una respuesta fantástica a un ataque severo como también puede caer en errores increíbles que cuestan goles en contra. Se nota mucho trabajo, mucha dedicación pero aún no podemos superar ese problema histórico. Sporting Cristal y su crónica flaqueza en la defensa, temporada tras temporada.

Da gusto tener un equipo que afronta la segunda mitad del año con una sensación de contundencia y concreción. Atrás quedaron los partidos en los que el equipo se veía aún bisoño y adolescente. Este Cristal 2015 parece ya convencido de sus condiciones y conocedor de sus capacidades. Así, pisa firme y seguro a la obtención de su objetivo. Pareciera por momentos que, salvo tropezones inexplicables, si se mantiene el ritmo, el nivel y la dedicación, el camino viene pavimentado.

Que gusto es verte, querido Sporting Cristal.

Por: Chalo
Director de www.elcristalconquetemiro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *