La cancha: Sporting Cristal 2 – USMP 1

Sabido es que en Sporting Cristal no celebramos empates. Hay que decir que tampoco celebramos algunas victorias. Como la de ayer que fue recibida más con alivio que con alegría. Alivio por no ver materializarse, una vez más, lo que parece ser nuestro sino de este año en partidos de copa: diferencia mínima que termina siendo igualada a poco del final. Pero de que pudo repetirse, pudo repetirse.

Es cierto que este equipo, estos jugadores, han respondido a lo que siempre dijimos que iba a ser el mes de febrero: una seguidilla importante de partidos. Prácticamente desde que iniciamos el torneo frente a Deportivo Municipal hemos jugado a un ritmo de un partido cada tres o cuatro días. Esta es la primera semana en varias en que no vamos a afrontar dos partidos. Era previsible que luego de esa seguidilla el equipo demostrara el trajín y sea necesaria un reacondicionamiento físico para mantener el ritmo el resto del año. Eso se sabía.

Pero, igual, ver al equipo casi sin respuestas hacia el final del partido, dejó una sensación agridulce. No tanto porque los jugadores no se hubieran esforzado como para justificarlo, sino porque nuevamente quedaba la idea que se tuvo para resolverlo sin problemas y ahora nos aferrabamos a la fortuna. No coincido con quienes afirman que Sporting Cristal manejó bien su ventaja. En realidad nos vimos beneficiados por la falta de definición de la USMP al igual como nuestra propia falta de definición benefició tanto a Guaraní como a Táchira. Cosas del fútbol.

Por lo demás, debo reconocer que tuvimos un rival muy aplicado, que con mucho orden se bastó para ir ganándonos el partido, soportó con orden nuestros embates iniciales, con orden nos neutralizó el dominio de la cancha, con orden nos quitó el balón y con el mismo orden nos puso a bailar. No le alcanzó.

Es bueno cerrar la seguidilla con un resultado positivo por más que este no haya despertado aplausos sino un mohín de insatisfacción en el hincha. ¿Qué te puedo decir? Somos Sporting Cristal, no nos pidas que aplaudamos triunfos como este. Si se quieren escuchar aplausos de partidos ganados a la «como sea», hay dos estadios en otra parte de la ciudad en los que suelen hacer eso. Fueron 4 triunfos, 2 empates y sólo 1 partido perdido. Siete partidos jugados en 22 días. 14 puntos de 21 jugados. Esto, claro está, es pura estadística y no sirve para quitar la desazón de los puntos dejados ir. Pero vale para hacerse una idea de cómo esta yendo la «foto grande».

Ahora viene marzo y no va a ser más fácil. Por lo pronto, el viernes le devolvemos la visita a la USMP y ya hemos visto que necesitamos esforzarnos mas para poder repetir, cuando menos, este resultado.

Por: Chalo
Director de: www.elcristalconquetemiro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *