La Cancha: Sporting Cristal 1 – Universidad San Martín de Porres 1

Un fatal primer tiempo nos pasó la factura. El equipo mantiene el invicto en el torneo local y tuvo el resto suficiente para evitar perder el partido pero, igual, la imagen del partido de ayer es claramente insatisfactoria.

Desde el inicio del partido, Sporting Cristal no fue Sporting Cristal. Error tras error, nos fuimos enredando y caímos redondos en el juego de la Universidad San Martín de Porres que, con mucho despliegue, nos embotelló. Cristal no encontró la salida limpia y se equivocó en los pases desde el inicio. Si en partidos anteriores afirmamos que fallábamos en el último toque, ayer fallamos desde el primero. Así vino el gol de la San Martín: nuevo error en salida, falla Jorge Cazulo en su jugada (se pedía rechazo y el Piki intentó jugar) y cobramos.

Sería falso decir que, luego del gol, San Martín nos tuvo contra las cuerdas. No tuvo otra llegada clara luego del gol y, por el contrario, Cristal subo fabricarse algunas oportunidades. La diferencia, sin embargo, estuvo en la claridad. San Martín tocaba con criterio y salía con limpieza. Cristal avanzaba a pesar de su propios errores, tropezándose consigo mismo.

Apuntaré que da la impresión de que Mariano Soso no está alineando a quien mejor se encuentra para cada partido. Es cierto que él los ve entrenar y sabe el nivel de cada quien pero yo sigo pensando si no hubiera sido adecuado darle una merecida pausa a Josepmir Ballón o a Cazulo. La banca nos dice que existen muchachos que piden a gritos una chance y que demuestran que pueden asumir responsabilidades. Y también esperar con calma a que Carlos Lobatón recupere el nivel de fútbol que tiene y probar con opciones que sumen algo más que lo poco que mostró ayer Loba: lento en juego y demasiado errático en los pases. Con él en la cancha, el equipo le exige un nivel superior y, cuando no está en ese nivel, todo el funcionamiento se resiente. Es cierto que el juego de vértigo que exige el sistema de Mariano Soso no lo deja estar cómodo pero, igual, el mejor Loba podría con eso.

¿Victor Hugo Carrillo? Pésimo. No tanto por las expulsiones de Horacio Calcaterra y Cazulo que fueron correctas sino por que perjudicó claramente a Sporting Cristal en dos jugadas que variaban el resultado: el penal no cobrado contra Ray Sandoval cuando Alvaro Ampuero lo abrazó en el área y el gol anulado a Irven Ávila que partió habilitado. Dos jugadas que cambiaban el resultado del partido.

Por lo demás, se debe rescatar la inteligencia del equipo. En una situación en la que nos encontramos muy pocas veces, se supo jugar con la adversidad. Se defendió con criterio y bien a pesar de los 2 jugadores menos. Cuando estuvimos con 9, San Martín no nos entró con claridad. Igual, esto es muy poco como para aplaudir.

Se viene la para. Cristal insinúa mucho pero aún es un trabajo en trámite. La para nos va a ser útil. Hemos competido con gran exigencia durante tres semanas consecutivas. Hemos obtenido grandes resultados y otros no tan auspiciosos pero, en términos generales, se ha sorteado en azul esta seguidilla. Hay que seguir en el camino.

Por: Chalo
Director de www.elcristalconquetemiro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *