La Cancha: Sporting Cristal 1 – Sport Huancayo 0

¿Qué sería de este Sporting Cristal si no contara con la posibilidad de una genialidad como la que ayer nos regaló Carlos Lobatón? Porque en nuestra plantilla tenemos, felizmente, la posibilidad de apelar a un tiro libre genial que nos termine dando un partido sumamente difícil. El gol 100 de Carlos Lobatón ha sido, entonces, un regalo apoteósico para él mismo, para el club y para nosotros, su gente.

Pero la verdadera pregunta que nos deja el triunfo sobre Sport Huancayo no es esa. La verdadera pregunta es ¿por qué hemos tenido que depender de la genialidad de Carlos Lobatón para sacar adelante este partido? Y sobre estoy intentaré sacar dos ideas:

1. En todo torneo hay partidos como éste. Partidos cerrados frente a un rival ordenado que se juega EL partido y a los que hay que ganar para poder avanzar con paso vencedor en un torneo. El año pasado tuvimos un par, uno de ellos frente a este mismo rival en la ciudad de Huancayo, y antes – en el 2012 – también sufrimos algunos partidos cerrados en el Alberto Gallardo que se definieron con una genialidad (se me ocurre el 1 a 0 sobre León que se ganó con el golazo de Marcos Delgado). Entonces, convengamos que aunque seas una maquina de ganar – que no lo somos – siempre vas a enfrentar en algún momento un partido difícil y que va a requerir un esfuerzo mayor al habitual.

2. Cristal aún no tiene la capacidad de enfrentar equipos que le plantean una defensa ordenada. Huancayo se arropó bien atrás, nos cerró los espacios y las ideas, y desde ese punto de apoyo se dio la maña para que caigamos en su ritmo y juguemos a lo que ellos querían. Sporting Cristal, entonces, no terminó de imponerse. En el primer tiempo se jugó algo mejor pero hubo increíbles decisiones desacertadas en el área huancaína: pases cortos cuando la jugada pedía remate o gambeta, que terminaron siendo rápidamente rechazados por la vista. En el segundo tiempo, la expulsión de Josué Estrada condicionó el rendimiento cervecero, limitando nuestras opciones a un imposible contragolpe o a una pelota parada genial frente a una respuesta de la banca que se hizo lenta y que terminó llegando más para cerrar el juego para nivelarlo a nuestro favor.

¿Preocupa?

No más de lo que ya venía preocupando. Cristal viene encontrando los resultados y mostrando un rendimiento sostenido pero siempre hay posibilidades de partidos algo más bajos. Esta vez, cuando menos, no se vio un retroceso en lo avanzado. El hincha cervecero no piensa que Cristal es un bólido que corre a mil por hora y cosas como estas, partidos como estos, son previsibles en el estado en el que aun nos encontramos. La inseguridad atrás, la falta de ideas adelante, la falta de aquellas triangulaciones ofensivas que el año pasado nos dieron partidos y que hoy no se ven, la aparente falta de reacción en la banca, son cosas con las que contamos partido a partido.

Pero también contamos con una plantilla sana, abierta al sacrificio, con jugadores que muestran una inteligencia excepcional para hacer la jugada que pide el momento del partido (Genial Sergio Blanco con las dos faltas que se fabricó en los 5 finales cuando Huancayo cargó y convenía retener el balón lejos de nuestra área), y – sobre todo – con jugadores que nos pueden regalar una joya como Carlos Lobatón.

Fue una parábola perfecta. La contraparte precisa del gol del 2014 en Huancayo. Si aquella vez Loba se aprovechó de la barrera de Huancayo que saltaba y se las mandó por abajo, ayer se aprovechó de que la barrera de Huancayo – parada casi en el mismo sitio – no quiso saltar y, pic, se la mandó por arriba.

Cristal sigue en carrera, esperando que los de arriba se tropiecen. Cristal mira ahora a Cusco a enfrentar el partido más difícil del torneo. Un resultado positivo nos tendrá a buen paso. Un buen paso que se daría en un partido de esos que se ven difíciles y que todos en el país saben que sólo Sporting Cristal puede afrontar y salir victorioso. Como antes, como siempre.

Por: Chalo

Director de www.elcristalconquetemiro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *