La Cancha: Sporting Cristal 1 – Alianza Lima 3

No importa cuantas horas dejes pasar, el recuerdo de lo que se vio ayer en el Nacional sigue siendo indignante.

Se puede decir que Leao Butrón tuvo una noche genial y que sacó, por lo menos 3 pelotas claras de gol, pero eso es mentirse. La gran noche de Leao podría explicar un 0 a 0, pero no puede explicar el terminar el primer tiempo 3 a 0 abajo.

 

Se puede decir que, además de Butrón, el palo le jugó una mala pasada a Irven y su remate que se estrelló en el travesaño, que si ese entraba, el partido iba a ser otro. Pero, igual, eso no puede explicar el 0 a 3 del primer tiempo.

Y, claro, también podremos echar mano a las excusas de siempre: a las ausencias de Carlos Lobatón y Josepmir Ballón, al mal estado de la cancha en el Nacional, al frio de julio en Lima, a la poca gente que fue al Nacional, a los problemas de las barras, a todo. Igual. Eso no explica ni justifica la pobre presentación con la que todos los que visten el escudo del club humillaron a Sporting Cristal. Todos.

Pero parecía que no iba a ser así. Cristal llegaba como claro favorito. A pesar de la larga para. Era favorito porque cerró la primera parte del apertura jugando bien, porque Alianza llegó con 6 suspendidos, por que Cristal había encontrado el juego tras unas primeras fechas terribles, porque Alianza no tenía ni técnico ni idea. Y cuando empezó el partido, Cristal hizo lo que tenía que hacer. Presentó un equipo corto, compactito, que presionó y que apabulló a Alianza Lima. Durante 15 minutos.

Cristal no pasó de la apariencia. Aparentaba ser un equipo fuerte y terminó siendo puro papel maché. Alianza nos tumbó de dos sopapos al suelo. Tan sólo con algo de amor propio que se tradujó en movilidad, tesón y eficacia, nos soportó primero, nos mató despúes y nos controló el resto del tiempo. Cristal no supo que hacer.

No supo qué hacer.

Pero debería saber. Pero usualmente sabía. Tras el primer gol aliancista, Cristal se derrumbó. Se perdió la confianza en el arquero y el equipo se quebró, se hizo largo, se regaló el mediocampo a Alianza Lima, los defensores se tocaron de nervios y los delanteros se aislaron en su intención de buscar chocando. Nunca se reencontró el orden. Nadie en la cancha intentó reordenar al equipo e, increíblemente, nadie en la banca pudo ser capaz de hacerlo. Ni Daniel Ahmed, ni Fernando Nogara, ni Pablo Zegarra (que suficientes problemas tiene para hacer que su equipo de reserva pueda marcar diferencias). Y si hubieran más nombres que poner, los pondríamos. Nadie pudo ordenar a Cristal y todos nos limitamos a ver cómo Alianza siguió metiendo goles en el arco rimense.

Pero … ¿acaso hace algunos meses no hubo partidos en los que mostramos una capacidad de reacción y de replanteó? ¿Qué pasó?

Yo te digo que creo que pasó: que en La Florida dieron este partido por ganado antes de jugarlo. Luego del empate a 0 con Melgar a fines de mayo (ojo, mayo, estamos en julio), todos hicieron maletas, se fueron a pasar vacaciones con la familia, regresaron 15 días después y entrenaron sin presiones, como si los partidos se ganaran porque se entrena con ahínco. Por eso, cuando Cristal – que pasó 45 días pensando que el rival era cualquier cosa – se encontró con un Alianza Lima concientizado que tenía que meterle mucho esfuerzo para tumbarse a Cristal (y lo metío y nos tumbó), no supo qué hacer. Manicero no esperó que lo marcaran así, Chávez no esperó que lo anularan de esa manera, Cossio no esperó que su performance en declive se hiciera más evidente, Araujo no esperó que los remates del rival requirieran que él se estire y se esfuerce, y así. Nadie esperó a un rival que se respetó a si mismo y, de esa forma, Jugadores y Cuerpo Técnico nos faltaron el respeto a todos.

En el segundo tiempo. Alianza salió a hacer tiempo y Cristal salió a hacer lo que buenamente podía. Sin orden, se llegó a poner a Jairsinho Gonzales para crear la ilusión de ataque con cinco hombres. Inutil. Luego se hizo ingresar a Renzo que ordene las cosas y luego se cambió un lateral (Cossio) por otro lateral (De La Haza). Menos mal hicimos un gol de córner para paliar la vergüenza. De córner. Ni siquiera de jugada.

Entonces, uno mira todo eso y no puede menos que preguntarse: ¿Qué diantres han hecho estos señores durante todo este mes? ¿Cómo se las arregla Daniel Ahmed para en un mes y medio desarmar un equipo que venía ya jugando a algo y transformarlo en un equipo de 11 muertos que parecieran que no saben ni cómo se amarraron los chimpunes antes de salir a la cancha? ¿Es esto serio?

A mi no me cabe dudas que Cristal va a mejorar. No me cabe dudas que el próximo partido va a ser distinto y que quizá en tres o cuatro fechas más, alcancemos un nivel que nos ponga de nuevo en competencia y que terminemos peleando el título del apertura. Pero ese no es el tema. El tema es que el equipo debía estar listo para ayer, no para acá de tres o cuatro semanas. ¡Para ayer! Y para eso tuvieron 45 días, ¡45 días! Mes y medio para mejorar lo que ya se había mejorado. ¿Y nos presentan esto?

Repito ¿es eso serio?

Pregunto ¿alguien se va a hacer responsable de este ridículo? ¿O acaso seguirán insultándole a la gente y haciéndonos creer que es un problema de «eficacia»? Por un ridículo igual que este se terminó sacando a Roberto Mosquera del club. ¿Y ahora? ¿Haremos como que no ha pasado nada? ¿Debemos entender que esta irregularidad es parte de un trabajo serio y planificado?

Luego de días en los que se destacó la importancia de un buen técnico tras ver cómo uno supo potenciar un equipo pobre como la selección peruana hasta los niveles que supo mostrar, regresa el campeonato y uno no puede dejar de notar cómo es que acá, más que potenciar, se termina debilitando constantemente el rendimiento de buenos jugadores hasta hacerlos parecer el equipo más débil del torneo.

Y entonces uno siente que es mejor dejar de escribir porque la sangre se le vuelve a ir al hígado.

Nos veremos el sábado en Villa El Salvador. Deportivo Municipal, que ha ganado, nos va a recibir con ganas de prolongar rachas, la suya y la nuestra. ¿Habrá despertado para entonces Sporting Cristal?

Por: Chalo
Director de www.elcristalconquetemiro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *