La Cancha: Sport Huancayo 5 – Sporting Cristal 3

Sport Huancayo ganó un partido en el que fue muy superior a Sporting Cristal. Ratificó los argumentos que lo sostienen peleando arriba en este clausura y que se insinuaron desde el Torneo del Inca en el que hizo mejor papel que nosotros (aunque nosotros jugábamos la Libertadores y afrontábamos el grupo más complicado de ese torneo). Poco que retrucar a eso. Huancayo se volvió insoportable e incluso cuando se vio en inferioridad numérica no tuvo demasiados problemas para mantenernos controlados. Gran planteamiento de su técnico y gran despliegue de sus jugadores.

 

Cristal no estuvo a la altura del partido ni del rival. Muchas razones.

Para empezar diré que yo soy un convencido que el equipo cervecero es super profesional y que sus jugadores siempre dan todo lo que tienen. Pero, aún así, sentí que Cristal jugó midiéndose, controlando en demasía sus tiempos para no agotarse en extremo (o ganarse una tarjeta innecesaria) con la finalidad de no comprometer el rendimiento del equipo mañana. Por que sí, en este campeonato en que la programación no nos ayudó nunca, también nos toca jugar un partido 48 horas después del último. Pasa, entonces, que en La Florida nadie pensó que Huancayo sería tan superior y que estuviéramos a punto de recibir una goleada vergonzosa como cuando visitamos Huánuco el 2010.

Y eso pasa también porque me parece que mientras Wilmar Valencia (y antes que él García, Diaz, Mosquera y Melgar) analizó a Cristal y aplicó a su equipo para enfrentar a Cristal, defendiendose de nuestras virtudes y buscando aprovechar nuestras debilidades, Daniel Ahmed se limitó a mandar al mismo equipo. Variantes pocas y todas en el recambio. Como si enfrentar a Juan Aurich en el Gallardo fuera lo mismo que enfrentar a Sport Huancayo en Huancayo. De pronto, ante el poco tiempo de trabajo disponible, Ahmed se limita a mandar al mismo equipo esperando que pueda mostrar credenciales y confiando – me parece – en que ya habrá tiempo para trabajar durante el receso por eliminatorias.

Si a eso le sumas los errores puntuales, entonces tienes un partido que perdimos mereciéndolo y que – con mucho esfuerzo – logramos evitar que sea un marcador de escándalo. Sin embargo, hidalguía exige, Huancayo – por lo hecho y lo mostrado – merecía una diferencia más amplia.

No hay mucho tiempo para lamento. Mañana recibimos a Real Garcilaso y tenemos que recuperar la senda. Ya perdimos la marca de imbatibilidad. Fueron 17 partidos. Listo, un dato más que se va a los libros. Ahora hay que ganar este partido para no perder el paso – que necesitamos recuperarlo – y porque a Real Garcilaso no se le puede perdonar nada. Es un rival indigno al que le tenemos que negar cualquier posibilidad de festejo del Gallardo. No hay más.

Nos vemos mañana en el estadio, ahí seguimos conversando.

Por: Chalo
Director de www.elcristalconquetemiro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *