Jesús “El Gato” Purizaga y su paso por Sporting Cristal

Todos recuerdan a Jesús Purizaga Sánchez conocido como “El Gato”, apelativo que le puso el periodista Lalo Archimbaud por sus atajadas felinas. El ex golero que tapó en Sporting Cristal hace un repaso de su trayectoria y recuerda algunas anécdotas.

¿Qué nos puedes decir de tus inicios?

Yo nací con el fútbol desde que empecé a gatear y caminar. Vengo de una familia de músicos y mi padre me quería enseñar a tocar el violín, pero yo no le ponía interés y no aprendí, más me dediqué al fútbol porque salía a la calle.

¿Cuál era tu barrio?

Mi barrio era en Infantas, en la Panamericana Norte, ahí aprendí con los chicos del barrio y si nadie salía jugábamos contra la pared solitos y empezamos nuestra técnica para jugar fútbol.

¿Qué tal te iba en el arco?

Yo no era arquero, jugué hasta los 13 años de delantero en la Liga el Defensor Infantas (Liga tercera de Puente Piedra). Un día faltó el arquero, me cuadré en el arco y no lo solté. A los 17 pasé a jugar en el Carlos Moreyra y de ahí emigré al Sider Perú de Chimbote.

Descubriste tu verdadero puesto.

Me adelanté a las épocas, antes metían al arco a quien no tenía las condiciones ni técnicas. En cambio yo salía jugando, con pie y la cabeza hacía jugadas y me iba hasta el mediocampo.

¿Tu estilo era a lo Gatti?

Sí, fue mi punto a seguir.

¿UTC es el equipo que te dio el espaldarazo?

Llego a UTC y ascendimos al ganar la Copa Perú (1981). Quise irme, pero me enamoré de mi esposa con quien tengo 40 años. Después en 1985 quedamos segundo y jugamos la Copa Libertadores.

Estuviste en una selección bolivariana.

Era una selección amateur en Barquisimeto (Venezuela) con mucha gente del UTC, Moreno, Sánchez, Orejuela, Herrera y fuimos campeones Bolivarianos. Era mi primer evento internacional y el viaje más largo que había hecho. La Copa Perú nos ayudó porque sabíamos jugar ya a estadio lleno.

Después pasas a Sporting Cristal.

En Cristal estuve entre 1986-89, aunque la última temporada no lo jugué porque hubo un problema con un dirigente, pese a todo me llamaron para la selección de la Copa América.

Con Sporting Cristal, Purizaga logró el título del año 1988

¿Quién era tu carnal en el fútbol?

Yo paraba en Cristal con Julio César Antón, él llegaba con sus cintas: cantábamos baladas en las concentraciones, hacíamos dúo. Me decía ‘Recucho’. Jugábamos cartas.

¿Qué más?

Hacía bromas pesadas. Yo llegaba a la concentración, él con Zuluaga me escondían el colchón, le sacaban la parte de las maderas y cuando me echaba me iba hasta el fondo. Una vez me escondieron el buzo.

¿Qué cosas más traviesas te hizo Julio César?

Me acuerdo que me compré un auto, al terminar los entrenamientos fui al estacionamiento y lo encontré lleno de piedras y renegaba. Lo encontraba a Antón cerca y me decía que tenía que meter puñete al que lo había hecho. Después me enteré que había sido él (risas).

¿Cómo fue tu viaje a Corea?

Fue con Cristal a una especie de mundialito: la Copa Presidente de Corea con equipos y selecciones.

¿Cómo la pasaron?

Te contaré una anécdota. Yo sabía un poco de inglés para comunicarme. Había salido con el masajista a comprar unas zapatillas y este pensando que el vendedor no sabía hablar español le comienza a decir cosotas. El vendedor le responde en español y tuvimos que salir arrancados.