Hoy se cumplen 19 años de nuestra mejor participación en la Libertadores

El fútbol peruano vivía una terrible crisis. A nivel de selección logramos paupérrimas campañas en las eliminatorias para EEUU 1994 y en la Copa América 1995 en Uruguay. Sin embargo, el nivel parecía cambiar a partir de 1996 donde Perú buscaba un cupo al Mundial Francia 1998.

Sporting Cristal revolucionó el fútbol peruano. El club cervecero se constituyó como el paradigma del fútbol moderno de nuestro medio. Con un plantel de jugadores ágiles y dinámicos, el equipo rimense se hizo del tricampeonato nacional (1994, 1995, 1996). Este equipo fue considerado, de manera unánime, el mejor de su historia.

EL EQUIPO

El Sporting tenía en el arco al ‘Viejo’ Balerio. El suplente era Calos Marrou.

Los defensas eran Jorge Soto (quien luego jugó de volante), Manuel Marengo, el argentino Marcelo Asteggiano, Martín Hidalgo (quien emigró a España durante el torneo), Miguel Rebosio, Martín Vásquez.

En la volante estaban el capitán Pedro Garay, Nolberto Solano, Erick Torres, Carlitos Zegarra, Julio ‘El Coyote’ Rivera, Alex Magallanes, Prince Amoako, Roger Serrano y Alfredo Carmona.

El grupo de delanteros los conformaban Luis Alberto Bonnet, Julinho, Adrián Czornomaz, Ismael Abrahamson y Andrés Mendoza,

LA CAMPAÑA

Cristal conformó el grupo 4 junto con Alianza Lima, Gremio y Cruzeiro. Cabe recordar que en esas épocas los grupos se formaban por dos países, mediante sorteo, representados tanto por su campeón, como por su subcampeón.

La historia comenzó con un magro empate a cero ante Alianza Lima. Luego, los celestes tendrían que recibir la visita de los dos clubes brasileños.

La noche del 28 de febrero, Cristal enfrentaba en el Nacional a un Cruzeiro que tenía a jugadores como Palinha, Dida, Donizete, Elivélton, Vítor, dirigidos por un Paulo Autuori cuarentón. En un contragolpe, El Maga escapó de sus marcadores por el sector derecho y sacó un centro que fue aprovechado por Julinho, en el área, para meterla de cabeza. Triunfo. Era el primer gran sorbo de la copa.

La columna del equipo

Una semana después, los bajopontinos enfrentaban al vicecampeón del fútbol brasileño, Gremio, que tenía en sus filas a Danrlei, Paulo Nunes, Ze Alcino y Emerson. A los cinco minutos del 1T, Julinho fue trabado en el área. Penal y gol de Ñol Solano. El marcador no se movería. El 1-0 fue la segunda victoria copera y un aviso de que el Sporting era un rival de cuidado.

El 12 de marzo, los rimenses se volverían a enfrentar a Alianza igualando 1-1. El empate clasificó a Cristal a octavos de final y dejaba a su par peruano con un pie afuera.

Con la clasificación en el bolsillo, Cristal viajó a Belo Horizonte y Porto Alegre para enfrentar al Cruzeiro y Gremio, respectivamente. Esta vez, los rimenses perderían los dos encuentros relegando al equipo al tercer lugar del grupo teniendo que chocar con el club argentino, Vélez Sarsfield.

El 28 de abril, el campeón argentino consiguió un alentador empate a cero en Lima. El cuadro que tenía en sus filas a Chilavert, Posse, Bassedas, Husaín, bajo la dirección del Pelado Piazza sentía que el partido de vuelta era trámite.

La vuelta fue jugada en el José Amalfitani de Liniers. Con un árbitro chileno localista, Mario Sánchez, el tricampeón peruano logró vencer al club argentino con un gol del Camello Soto, previa escapada del Pirata Czornomaz. Cristal se metía dentro de los ocho mejores del continente.

En cuartos, Cristal le tocaría ir a la ciudad de Oruro para enfrentar al Bolívar. El cuadro cervecero se aclimató en la localidad de Saya, en el Cusco, quedando listo para jugar a más de 3500 msnm. El campeón boliviano ganó 2-1, en un intenso y altamente disputado partido.

El 28 de mayo y en un Estadio Nacional colmado, Sporting le metió tres pepas a los bolivianos permitiéndolo acceder a las semifinales del torneo. Solano, Jorge Soto y Prince Amoako fueron los encargados de anotar en la aplastante victoria. La final estaba cerca.

En quizás uno de los más duro partidos que le tocó disputar, Racing de Avellaneda, con Gastón Córdova, Martín Vilallonga, Marcelo Delgado, Ignacio González, le ganaría 3-2 en la primera semifinal de la llave. Martín Vilallonga a los 30 minutos y Claudio Úbeda en dos ocasiones a los 9 y 16 minutos del complemento marcaron para los gauchos. Jorge Soto a los 42 minutos de la primera parte y Bonnet a los 40 minutos del final descontaron para la visita. Pese a que la Academia se quedó con el triunfo, Avellaneda quedó disconforme con el resultado. La escasa diferencia le otorgaba a Cristal la oportunidad de realizar el sueño de la final copera.

El 30 de julio de 1997, en una noche inolvidable para los hinchas celestes, Sporting Cristal bailó, gustó y se cogió goleó a Racing por 4-1, clasificando a la final de la Copa Libertadores. Los cerveceros jugaron un estupendo partido derrochando calidad y anotando mediante Bonnet, Rivera, Asstegiano y Solano, quien marcaría su último gol con la camiseta celeste. Lo único malo que dejó este partido fueron las suspensiones de Prince Amoako y Julio Rivera quienes no podrían estar en la primera final a jugarse en Lima.

En la final Cristal tuvo que enfrentarse contra el Cruzeiro, que había eliminado a Colo Colo por penales. Las finales se jugaron los días 6 y 13 de agosto de 1997. La ida tuvo lugar en el Nacional de Lima y los peruanos no lograron un buen resultado al empatar sin goles.

Cruzeiro 0: Dida, Vítor, Gélson Baresi, Wilson Gottardo, Nonato, Donizete Oliveira, Fabinho, Ricardinho, Palinha, Cleison, Marcelo Ramos. DT: Paulo Autuori
Cristal 0: Balerio, Marengo, Asteggiano, Vásquez, Jorse Soto, Garay, Carmona, Solano, Bonnet, Julinho. DT: Sergio Markarián.

Estadio: Nacional, Lima.
Árbitro: Byron Moreno (Ecuador).

El partido de vuelta en el Mineirão, los celestes expusieron todo su juego. El sistema planteado por el Mago se cumplía a la perfección. Cruzeiro tenía la pelota, pero no generaba daño. Los peruanos desaprovecharon dos claras jugadas de gol: Una de Amoako, que no llegó a un centro de Soto para definir; y otra de Julinho, que no supo introducir la pelota al arco, luego que Dida la dejara picando al tapar un tiro libre de Ñol.

A los 30 del 2T, un mal rechazo de la defensa rimense fue recogido por Elivélton, quien la empalmó anotando el gol del triunfo de los brasileños. Luego, Cristal se desordenó y trató de empatarlo a base de huevos, pero no lo lograría.

Cruzeiro 1: Dida, Vítor, Gélson Baresi, Wilson Gottardo, Nonato, Donizete Oliveira, Fabinho, Ricardinho, Palinha, Elivélton, Marcelo Ramos. DT: Paulo Autuori.
Cristal 0: Balerio, Jorge Soto, Marengo, Asteggiano, Torres, Garay, Solano, Rivera, Amoako, Bonnet, Julinho. DT: Sergio Markarián

Estadio: Mineirão, Belo Horizonte.
Árbitro: Javier Castrili (Argentina).

El Sporting perdió con hombría en tierras brasileñas. Realizó una campaña para el aplauso. Un justo subcampeón que merece el reconocimiento de, no solo de sus hinchas, sino de todos los peruanos, porque hizo
creer a todo un país que los logros en el fútbol, sí son realizables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *