Homenaje a Gianfranco Espejo, el celeste que saltó de la tribuna a la cancha