Historias Extremas: Y EL EXTREMO LLEGO AL GAYINERO

En 1991 recién fundado el Extremo, Sporting Cristal visitaba el gayinero de Breña, era la primera prueba de fuego, para el grupo de amigos que había asumido el reto de llevar la Barra Celeste a la tribuna popular, como era de esperarse los desteñidos pensaban apagarnos, pero el Extremo nació para hacer frente a todo en inferioridad numérica y huevos no nos faltaban para hacerlo.
 
Planeamos una estrategia para llegar y salir, habíamos infiltrado a “Fideo”, en la reunión de la gayinada para informarnos de sus planes, el dato que trajo fue que: nos iban a lanzar una bomba a la tribuna, puta que la gente se cago de risa y pensamos que era una exageración (de todos modos, los más antiguos lo consideramos y sin decírselo a demás barristas planeamos llevar ron de quemar en bolsas, para quemar el gallinero en caso nos lancen la supuesta bomba).
 
El plan fue el siguiente, llegaríamos por la Av. Wilson cerca de 400, (seríamos 150 barristas y el resto eran hinchas sueltos que recién comenzaban a juntarse a la barra). Cincuenta de los “más pesados” iríamos adelante, 50 al medio con el bombo y con los hinchas y 50 guerreros atrás, y así llegamos al gayinero.
 
Entramos por colonial al Jr. Jorge Chávez que es la recta de la tribuna Oriente y empezaron a salir gayinas de todos lados, de los techos de la unidad vecinal, llovían ladrillos y paramos pleito, entramos con todo, Pelon , Mazzola , Peloduro, Choby, Tirulero , El Cachaco, Rata, el Flaco David, Hemil, íbamos adelante (que me disculpen si olvido algunos nombres), Jefrey, SChuky, Mamarracho, Doyle, Pirulo, Toto y Rolo, iban al medio, con el bombo.

Los hinchas sueltos estaban palteados, pero para nosotros “los fvndadores” era la ocasión esperada para demostrarles que habíamos nacido para quedarnos y no nos apagarían. Así entramos a su estadio, guerreando como la puta madre, el primer grupo que entró fue directo a enfrentarse con su barra oriente y le saco la mierda, (antes aprovechando su superioridad numérica eran abusivos con nosotros en el nacional) las culecas no lo podían creer y retrocedieron, aprovechamos y les quitamos una tira o tripa de 15 metros.

De ahí entro el grueso de la hinchada y el restante de miembros de la barra, (menos los heridos que cayeron en la refriega y fueron llevados por los bomberos), su popular estaba llena de banderas y detrás del arco sur, el alambrado tenía un hoyo tapado con un trapo de donde comenzaron a salir los cabros para cruzar la cancha y saltar a nuestra tribuna (porque ya habíamos desalojado a su barra oriente) y antes que lleguen al alambrado Peloduro saltó a la cancha y solo los comenzó a mechar a todos, luego saltamos el Flaco David, Rata, Hemil y yo.
 
Ahí se armó el desahueve en el medio de la cancha, cobraron rico los cabros, pero la tambera , nos comenzó a regalar palo a nosotros y se llevaron a Rata, Hemil y David; Peloduro y yo, pudimos regresar a la tribuna, el tramite del partido ya lo conocen les ganamos dos uno, en su cancha y con goles de la Pepa sobre el final.
 
El partido terminó y llegó el momento de la salida, el panorama se veía jodido, pero ya lo habíamos planeado, saldrían 50 pesados y se plantarían hacia la popular gayina para aguantarlos. Atrás saldrían 50 más hacia la Colonial abriendo camino y al medio saldría la hinchada y 50 con el bombo.

El asunto es que salió mal la huevada… el primer grupo salió y los bomberos y la tontería no los dejaron plantarse y los botaron hacia la derecha donde estaban la mitad de la se tuvo que improvisar, la gente se abrió paso y salieron guerreando y llegaron hasta el Rímac a defender el barrio.
 
Cuando salió el segundo grupo, no había quien nos cuide la espalda y comenzamos a recibir al grueso de las putas de norte, los hinchas salieron con el bombo y los 50 restantes, nos cagaron.

La gente del bombo salió guerreando y avanzando mano a mano hacia la colonial, siguiendo hasta la Argentina, pasaron la línea del tren, cruzaron el rio, pasando por detrás del hoy estadio Alberto Gallardo, mis respetos para esos guerreros que en el camino fueron quedándose atrás para permitir el avance del bombo. Al final llegaron 12 a la casa del Pelón, donde la gayinada no puedo entrar, SALVARON EL BOMBO , CON SU SANGRE, de los hinchas muchos salieron bien, pero otros los más nuevos cobraron, las gayinas , se ponían camisetas de Cristal, para hacerlos creer que estaban con celestes y los hinchas caían en la trampa y los cagaban.
 
Nosotros (los 50 que quedábamos) estábamos en medio de norte, era una cagada , yo estaba junto a Peloduro, veía como hincaban a chibolos en el piso, les metían cadenazos, rocones y los chibolos tratando de guerrear, pero no podíamos hacer nada más que seguir avanzando guerreando, corría bala, hasta que escuchamos un estallido por occidente, pelo y yo no tiramos bajo un carro, estábamos desorientados y cansados, luego nos enteramos que habían quemado el bus de los jugadores.
 
La gente se dispersó, no recuerdo más, sólo que seguí avanzando solo y atrás sentía los pasos como de 30 cabros que estaban a un metro mío, corrí como la puta madre hasta la Plaza Unión, estaba solo y con mi camiseta de Cristal en la cintura, sin polo y con la cara pintada de celeste y blanco como mi corazón, estaba cansado y solo atine a apoyar mi espalda contra la pared y cerrarme en una esquina a esperar lo que pase.
 
Como es la vida de sorprendente, sentí que me agarraban por un costado y me arrojaron dentro de un micro, cuando abrí los ojos, estaba por colmena a salvo, solo escuche un “sube mierda que te van a matar”, ( fueron unos hinchas celestes que habían ido a occidente y me salvaron).
 
Yo tenía 18 años y les cuento esta historia que pocos la conocen, solo los que la vivimos, los hermanos de la Vieja Gvardia dimos todo por el Extremo y el equipo, y nos ganamos un respeto, luego de esa experiencia, nos organizamos mejor y dimos varios golpes, y logramos muchos trofeos. 

SALUDOS CAMARADAS 
EL COMANDANTE