Habló Vivas: lo cocinaron las gayinas infiltradas en el club

 en un primer momento se pensó que Claudio Vivas había dejado Sporting Cristal en buenos términos, esto parece ser cosa del pasado pues el entrenador argentino no tuvo problemas en revelar situaciones internas con los directivos del club y que acabaron por alejarlo del Rímac. 

Me pidieron que me corra de mi lugar. Traté de explicar que no era justo, no era el momento. Pero cuando vi que la decisión estaba tomada, les dije muchas cosas en la cara a las 2 personas que manejan el fútbol de Cristal”, sostuvo en un primer momento en el programa ‘Las Voces del Fútbol’ de Pierre Manrique.

Sin embargo, el mal momento y la forma de dejar el club no fue lo único ‘raro’ que notó Vivas. Según señaló, la elección de Barreto como su sucesor le parece una decisión errónea ya que el estratega peruano no se encuentra identificado con la institución rimense.

No veo normal que Barreto dirija. Teníamos un trato profesional hasta que una vez discutimos por un futbolista y desde ahí nunca más se relacionó no nosotros. Barreto no está identificado con Cristal”, añadió. 

También lamentó que el equipo de Primera no hubiese podido trabajar a la par de la Reserva pues la relación entre ambos entrenadores no fue de las mejores tras algunas decisiones por jugadores del club. 

Barreto no tuvo ética. Esto estaba orquestado. Cuando el técnico de reserva no quiere tener relación con el de primera es muy difícil trabajar. Es difícil encontrar armonía cuando las partes no hacen nada”, criticó Vivas en ‘Las Voces del Fútbol’. 

Me sacaron porque ellos querían poner al entrenador que ahora está sentado. (Garcia Miró) Lo quería poner desde antes del profe Mendoza, pero cuando había otro presidente, no pudo el gerente general», agregó.

Pedi un nueve previendo los choques con Zulia, me lo negaron por un tema de presupuesto.

«Lo único que me queda y lo digo con sinceridad, es esperar que le vaya bien al club. Ojalá que el entrenador de ahora le pueda encontrar solución a la problemática que él halló. […] Me queda masticar bronca y tragar veneno», concluyó.