Fernando Mellán Heredia, toda una vida dedicada a Sporting Cristal


Don Fernando Mellán Heredia ha pasado más de la mitad de su vida defendiendo la gloriosa camiseta bajopontina como jugador profesional y como director técnico, y, por consiguiente, nos dio muchas tardes de triunfos y alegrías. Por ello, queremos rendirle un homenaje a uno de los símbolos vivientes de nuestra querida institución. Estás páginas son una pequeña muestra de lo mucho que significa el ‘profe’ para todos los que nos sentimos parte del club Sporting Cristal … ¡Salud ‘Cóndor’!

Don Fernando nació el 30 de mayo de 1942 en Pisco. Sus padres don Elías y doña Antonia siempre trataron de darle lo mejor dentro de sus posibilidades. De familia humilde, creció en la Hacienda Casa Concho en Pisco, donde su padre era tractorista. Don Elías falleció cuando Fernandito tenía escasos cuatro años de edad. Su madre tuvo que hacerse cargo de la familia y se dedicó a las labores agrícolas, en la que ayudaban el pequeño Fernando y sus hermanos.
A pesar de la estrechez económica nunca dejó la escuela y estudiaba con mucho empeño todas las mañanas en el colegio de la misma Hacienda.

Sobrino del ex jugador aliancista Cornelio ‘Chocolatín’ Heredia –hermano de su madre-, Fernando al igual que su hermano Manuel destacaban en la práctica del fútbol. El primero por la fuerza en la marca y el segundo por sus goles.
Así, el tío Cornelio –a quien le guarda una especial consideración- se llevó a Lima a Manuel para que estudie y luego a Fernando, quien llegó a la capital con 17 años de edad. Se probó y fue aceptado en los juveniles de Alianza Lima.

Tres años después poco antes de culminar contrato, el utilero Joya del ‘Mariscal Sucre’ (un equipo de segunda división) les había pasado la voz que dicho equipo deseaba contratar algunos jugadores jóvenes. El presidente del Sucre, Carlos Cárdenas, lo citó junto a otros chicos y los llevó a firmar el libro de pases de la Federación Peruana de Fútbol. Ello sucedió en 1964.

Ese mismo año fue llamado a la selección nacional juvenil junto a destacadas promesas del fútbol peruano.
En su segundo año (1965) en el Sucre, dicho equipo logra su ascenso a la primera división profesional.
Luego, firmó por dos años más, pero fue en la temporada de 1967 en que destaca nítidamente por su fortaleza en la marca y su buen juego aéreo. Varias veces considerado el mejor en su puesto de zaguero central por la prensa especializada.

Mientras tanto, en la tienda del club Sporting Cristal el técnico brasileño Waldir Pereyra ‘Didí’ ya le había puesto el ojo y lo pide como refuerzo para la campaña del 68. Ambos personajes se habían encontrado algunas veces en el club rimense, ya que el Sucre entrenaba, de vez en cuando, en la cancha tres de la sede bajopontina.

Una vez, cuando el equipo cruzado entrenaba en el Rímac, ‘Didí’ le dijo a Mellán. “Oiga ¿le gustaría jugar en Cristal?” y después le decía: “porque no pasa por esta parte donde están todos los jugadores. Usted siempre pasa por un costadito y corta camino para irse a la cancha tres a entrenar…”. Lo que sucedía era que el buen Fernando no quería incomodar a los cracks rimenses que estaban bien vestidos. Como son las cosas de la vida, que tiempo más tarde compartiría con esos mismos jugadores que los veía inalcanzables.

A principios de 1968, el ex back del ‘Mariscal Sucre’ estampó su firma por los rimenses. Desde el primer momento entabló amistad con el ‘Jet’ Alberto Gallardo (Dios lo tenga en su gloria), quien sería casi como un hermano para el defensa. Como Mellán era nuevo en el plantel y vivía en el camino a la casa de Gallardo, el goleador bajopontino lo recogía para ir a entrenar y lo dejaba en su casa luego de las prácticas. Es más, fue Alberto quien asesoró a Fernando en su primer contrato y le recomendó –para el bienestar de su familia-comprarse una casa con sus ingresos como jugador.

Mellán debuta oficialmente con la camiseta bajopontina el 17 de marzo de 1968. El rival era Emelec de Ecuador y era el primer partido de la Copa Libertadores. Estadio Modelo de Guayaquil. Cristal ganó por 2-0 con goles de Mifflin y Aquije. El defensa rimense se lució aquélla vez y defendió, junto Eloy Campos, Orlando ‘Chito’ De la Torre y ‘Tito’ Elías, nuestra valla que en ese entonces era custodiaba por el arquero Rubiños.

En ese mismo torneo sudamericano, jugó el mejor partido que recuerda. Fue contra los uruguayos del Peñarol y en el mismísimo estadio ‘Centenario’ del hermano país del Atlántico. Era el último partido de la serie que compartíamos además con el Portuguesa de Venezuela. Cristal llegó a este partido con siete puntos y los ‘charrúas’ con nueve. Si ganábamos pasábamos a la siguiente etapa. El empate nos dejaba fuera de carrera.

Los rimenses estaban jugando un partido extraordinario y ganaban por la mínima diferencia con justicia. El gol nuestro lo anotó Risco. Sin embargo, cuando faltaban unos segundos para el término del encuentro nos empatan… Nos eliminaron injustamente. Sin perder un solo partido. Los celestes, incluido Mellán, lloraron desconsoladamente en el camarín visitante. Nadie podía creer lo sucedido.

Ese mismo año, logra su primer título en la primera división profesional con Sporting Cristal. En esa temporada fue un baluarte en la defensa y el que más partidos jugó con 27 encuentros disputados. Lo anecdótico de este logro en su carrera fue que el mismo día había descendido el equipo que lo hizo conocido en el ambiente futbolístico. El Sucre había perdido esa tarde y con ello descendió a la Segunda. Mellán tenía sentimientos encontrados. Por un lado estaba feliz y por el otro triste. Así es el fútbol.

Posteriormente, es llamado a la pre-selección nacional de mayores por el entrenador brasileño ‘Didí’. Jugó toda la etapa de preparación en diversos partidos amistosos con equipos y algunas selecciones nacionales. Sin embargo, no pudo ser considerado para las eliminatorias y el Mundial de México 70’, debido a las estrellas que habían en ese momento. Para que se den una idea, fueron dejados de lado además del ‘Cóndor’, Víctor ‘Pitín’ Zegarra y Luis La Fuente. ¡Increíble!.

Pero, Fernando Mellán hizo una buena campaña en 1970 con el Sporting Cristal y volvió a ser campeón. Disputó 30 partidos y por uno casi vuelve a ser el jugador con mayor presencia en el equipo del Rímac. En 1973 obtiene el subcampeonato nacional, debido a que el Defensor Lima hizo un punto más que los cerveceros. Pero clasifica a la Copa Libertadores.

Mellán hace un paréntesis en su larga trayectoria con la camiseta rimense y en 1975 defiende la divisa del deportivo Municipal.

En 1976 vuelve a La Florida, pero es en el 77’ que logra el sub título nacional. Un año más tarde el equipo ocupa el tercer lugar en la tabla de posiciones del torneo peruano. En 1979 el ‘Cóndor’ (apelativo puesto por el periodista ‘Pocho’ Rospigliosi gracias a su elasticidad y gran salto al momento de cabecear) se retira del fútbol y del Sporting Cristal como futbolista. Pero, se va con otro título nacional. Fue su cuarta corona.

El último partido fue contra Universitario de Deportes. Ganamos 2-0 con goles de Palomino y Eloy Ortiz. Se jugó el 26 de enero de 1980 en el estadio ‘Lolo Fernández’, una semana después de haber conseguido el título nacional al vencer al Junín Por 6-1. En esa temporada sólo jugó seis partidos.

Posteriormente, la directiva rimense le propone a Fernando Mellán que se haga cargo de una de las categorías menores de la institución. Así empieza su carrera de técnico y, al mismo tiempo, se dedica a estudiar cursos para entrenadores, clínicas deportivas, seminarios sobre fútbol, etc.

De 1982 a 1987 asume la dirección técnica del equipo ‘Esther Grande de Bentín’ que participaba en la Liga del Rímac. En el 87 logra el ascenso a la Segunda Profesional. En 1989 es asistente técnico del primer equipo profesional y como tal también asiste a la Copa Libertadores de ese año.

Un año más tarde, los directivos le encomiendan interinamente la conducción del equipo profesional entre setiembre y octubre hasta que consigan un entrenador extranjero. De ahí para adelante empiezan los títulos en los torneos de menores que organiza la Asociación Deportiva de Fútbol Profesional (ADFP). Sin embargo, el que mejores recuerdos le trae al profesor Mellán es la de 1995 en la que Sporting Cristal campeonó en todas las categorías del campeonato denominado ‘Ricardo Bentín Grande’. Su categoría fue la 79’. Fue como un homenaje a la familia Bentín.

En todo este tiempo de permanencia en el club fue conociendo y valorando a la familia Bentín. Los fundadores, don Ricardo Bentín Mujica y doña Esther Grande de Bentín. Sus hijos Ricardito y Catalina (Catita) Bentín Grande, así como Jaime Noriega Bentín (hijo de la señora Catita y actual presidente del club). Él no se cansa de manifestar a cada instante su enorme agradecimiento y aprecio por lo mucho que le enseñaron de la vida. Sus sabios consejos, sus palabras de aliento, su apoyo permanente, su preocupación para que sea una mejor persona.

También fue asistente técnico de su entrañable amigo Alberto Gallardo con el que campeonó en segunda división con el Unión Huaral (94), Guardia Republicana (95) y Alcides Vigo (96).

Hoy en día, sigue forjando futuros cracks y mejores personas. Tal y como le enseñaron los fundadores, sus hijos y nietos. Así como, también, hasta ahora se acuerda lo que le dijo su madre cuando se vino a Lima: “Respete a los demás”.