Es bueno este triunfo. Por varias razones

Es bueno porque fue sufrido. Y un triunfo así -trabajado, luchado, esforzado, difícil- es algo que creo que le va a venir bien al equipo para levantar la moral y entender que el camino que nos queda por delante es así: de lucha constante y esfuerzo total. No es fácil y lo va a ser menos ahora que, de las 15 finales, hemos desperdiciado 2.

 

Es bueno también porque marca consolidaciones y demostraciones. Consolidación la de Irven Ávila que ha hecho un genial partido. Falló un par de oportunidades pero ha sido el abanderado del ataque rimense. Anotó un gol y sirvió los otros dos. Intentó con velocidad, con habilidad y también con fuerza, así ganó varias veces. Ávila está de vuelta. Y demostración de que algunos de los chicos están para hacerse con la responsabilidad. Hoy entró Edhu Oliva a su tercer partido como profesional y no desentonó. ¡Qué digo desentonó! Su ingreso mejoró al equipo. Nos dio posesión segura y pases precisos e inteligentes, justo lo necesario para controlar el partido. Tal vez sea la hora de confiar más en Edhu y dejar de porfiar en jugadores que han demostrado con largueza que restan más de lo que suman.

Precisamente en eso, el juego de hoy parece haber demostrado que el mediocampo de Sporting Cristal puede funcionar sin Carlos Lobatón pero siempre y cuando esté Horacio Calcaterra. Calca ordena las cosas. Sin Joel Sanchez ni Cristian Ortiz, que con ellos en cancha es como tener dos jugadores menos, el equipo ganaría mucho. Es bueno, en todo caso, saber que ahí atrás hay muchachos – como Oliva, por ejemplo – que pueden aportar mas al equipo.

Pero, luego de ello, también hay que señalar que este partido tranquilamente pudo haber sido una derrota. Cristal no juega bien. Carece de precisión e ideas. Ha sido un partido de bloopers, es cierto (blooper fue el error de San Martín en el primer gol cervecero y blooper fue también el error de Mauricio Viana en el primero que nos anotan), pero eso no puede dejar de lado que Cristal aún aparece demasiado frágil. Comete errores no forzados en defensa o en salida que nos terminan costando goles en contra. Eso debe corregirse.

Hoy vi a Pablo Zegarra gritar indignado y celebrar desaforado. En la medida en que deje de repetir errores y empiece a sumar aciertos, la historia cervecera en este torneo va a ir haciéndose más feliz. Por lo pronto, el sábado recibimos al puntero Garcilaso. Será hora de hacerle dar el primer traspiés en este clausura.

Por: Chalo
Director de www.elcristalconquetemiro.com

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *