El Chorri y la frase “Te amo Perú”

En el año 2000 Perú comenzaba a disputar las eliminatorias para el mundial de Corea-Japón 2002, el equipo nacional dirigido por ‘Pacho’ Maturana, le ganó en el debút, con claridad, al Paraguay de Sergio Markarián. 

El chorri cuenta la historia del polo “Te amop Perú”.

Una marca de espuma de afeitar, llegó a ofrecer 3,000 dólares a aquel jugador que anotara un gol esa noche contra Paraguay y mostrara luego el logo de la empresa al público, a los fotógrafos y cámaras de TV.

¿Tú no te animaste?

No. Porque yo quería preparar otra cosa. Y eran tres mil verdes de ese entonces y para mí que solo recibía cinco entradas de cortesía y tenía que reunir 25 (con populares encima) porque mi familia es muy numerosa y no faltaban las amistades. Así que imagínate todo lo que tenía que hacer y ni ese billete de la oferta me animó.

¿De dónde salió la frase “Te amo Perú”?

El “Te amo Perú” nace en mí leyendo diarios, viendo TV, escuchando a la gente cómo se puede hablar muchas veces mal de nuestro Perú. Cuando debemos sentirnos orgullosos de todo lo que tenemos. En esos años no existía el boom de lo que es hoy nuestra gastronomía, pero siempre se comía rico; Machu Picchu nunca había sido remodelado ni pintado, pero seguía siendo el majestuoso Machu Picchu envidia del mundo y de los millones de turistas.

Además, tú jugabas en México y ahí son muy nacionalistas.

Sí, jugué en México y solo oía hablar de nuestras riquezas, de gente que se muere por venir a conocer nuestra historia y por eso el “Te amo Perú” me hizo sentir más que orgulloso. Mis padres me enseñaron desde muy pequeño a querer a mi país. Si el fútbol me permitió defender sus colores, por qué no podía yo crear una frase que encerrara todo mi amor por el país que me vio nacer y lo mismo a mis padres y familia y amistades y compañeros de juego…

¿Por qué no patentaste el “Te amo Perú”?

Consulté con un abogado amigo, pero me dijo que iba a resultar un trámite muy engorroso en Indecopi, porque cualquier peruano puede hacer lo mismo con el derecho que le asiste por haber nacido en el Perú. Me fui a jugar a México y me olvidé del asunto, además que nunca pensé hacer plata con un sentimiento que nació de lo más hondo de mi ser. Solo busqué sentimiento y respaldo a la selección.