Dedicado a su padre

Con solo 19 años, Emile Franco debutó este sábado como portero de Sporting Cristal en un desafío complicado, ingresando de emergencia ante Cienciano en el arranque de la Fase 2 de la Liga 1 por una lesión de Renato Solís.

El cuadro rimense terminó remontando 3-2 en un partido vibrante, prueba de fuego para el joven guardameta nacional, quien acabó muy emocionado tras el duelo.

El arquero celeste terminó entre lágrimas al final del encuentro disputado en San Marcos, totalmente conmovido por su participación en la victoria agónica del equipo dirigido por Roberto Mosquera, intensa de principio a fin.

Se sintió cómplice de la segunda conquista del ‘Papá’ luego de un remate de Luis Trujillo, pero luego salvó a los cerveceros en más de una ocasión.

Inmediatamente después del pitazo final, Franco se arrodilló en el césped, ocultó el rostro en su camiseta y descargó todas las emociones que retenía en plena competencia.

Renato Solís, que había sufrido un golpe al inicio del duelo, se acercó rápidamente para felicitar y consolar a su compañero. También se acercó al debutante en un buen gesto Daniel Ferreyra, portero de Cienciano.

Mirando al cielo, Emile Franco envió un beso volado y realizó una conmovedora dedicatoria a su padre, quien falleció a hace unos meses de cáncer.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *