¿Cuánto le ha servido a Daniel Ahmed y su Comando Técnico el partido en Quito?

La pregunta que uno debe hacerse es ¿cuánto le ha servido a Daniel Ahmed y su Comando Técnico este partido? Esa es la pregunta y esa debe ser la conversación en la que deberían enfrascarse los hinchas. Esa, repito, y no esta otra: ¿qué le parece a los hinchas este resultado? Porque si nos basamos en la segunda, las respuestas van a ser deprimentes. Si nos basamos en el pensamiento de la desesperación, de la amargura, no van a faltar argumentos para incluso clamar a los cuatro vientos purga y cambio de comando técnico.

Pero, pongamos pausa, pues, e imaginemos cuánto trabajo le ha dejado este partido a Daniel Ahmed. El partido, que no el resultado. El resultado en un amistoso de pretemporada es lo de menos, más aún cuando ha sido un partido en el que, entre los dos equipos, hubo más de 20 cambios. ¿Cuántas horas de la próxima semana crees que Daniel Ahmed y su gente van a pasar viendo y revisando ese video, cuantas jugadas puntuales va a resaltar, cuantas conclusiones va a sacar, cuantos trabajos va a programar, cómo va a modificar su entrenamiento? En conclusión: ¿cuánto trabajo va a tener que hacer con miras al logro de los objetivos de la temporada?

Si coincides conmigo en que Daniel Ahmed ha conseguido gran cantidad de material de trabajo, entonces podremos concluir que ha sido un partido beneficioso. Beneficioso, no bueno, no pintoresco, no memorable. El beneficio no siempre tiene que ser bonito. Como no todo lo bonito es beneficioso. En fin.

Y ojo, recuerda que no han pasado 6 semanas desde que Ahmed nos sacó campeón y que en esa tarde reconocimos todos que nos habíamos equivocado con él, que tiene una gran capacidad y que lo demostró, que no tiene necesidad de demostrar nada más por el momento y que hay que dejarlo trabajar porque ya vimos todo lo que puede lograr con trabajo. ¿Entonces? Entonces nada, déjalo trabajar que acá nadie se ha muerto y, por el contrario, lo que se ha logrado es que tenga más con qué trabajar.

Y por eso es que prefiero mil veces enfrentar a un rival como este LDU, que es un equipo superior a nosotros y a cualquier otro equipo nacional, y que equipo y jugadores rivales desnuden nuestras falencias. Prefiero eso a enfrentarme a un equipo medianito que no nos exija por más que al día siguiente todos hinchen pecho y las portadas nos sean favorables. Como si eso importara. Sólo el calor de la forja endurece el acero. La tibieza sólo sirve para secar arcilla.

Pero también prefiero – y eso si me agrada tremendamente – que hayamos ido a Ecuador a intentar hacer no lo que el partido pide (tal vez tirarse atrás y evitar que LDU haga la fiesta con nosotros) sino a intentar el juego por el que estamos apostando y que es el que, creemos, nos garantizará futuras alegrías. Si Cristal hubiera ido a Ecuador a tirarse atrás (como alguno por acá lo hizo en estos días), todo habría sido inútil. Cristal fue e intentó hacer lo que quiere hacer. Nos comimos 4 pero no importa. Presentamos ante un rival superior lo que queremos hacer y hemos conseguido mucho material de trabajo para que Ahmed pueda hacer lo que sabe hacer.

Entonces, no te sorprenderá saber que a mi ni el resultado ni el partido en sí me generan drama alguno. Cristal sigue siendo tan campeón como antes. Si mis conclusiones sobre fútbol variarían en función de un partido de pretemporada … pues tendría que replantearme las cosas.

Ahora, si a pesar de todo eso, quieres que te comente del partido, te diré que me gustaron mucho los primeros 10 minutos de Sporting Cristal. Luego el equipo se diluyó, quedaba la idea pero la imprecisión, las descordinaciones y la falta de distancia nos pasaron factura. Nuestra debilidad defensiva se hizo evidente y LDU mostró que tiene jugadores que están un escalón por arriba de nosotros.

Definitivamente, estoy más emocionado por lo que va a trabajar Ahmed en estos días que conmocionado por lo de ayer. Y, ojo, por el momento no hay más partidos amistosos. Así que hay que ir haciéndonos la idea de que los siguientes partidos por el Torneo del Inca (Municipal y Cienciano) van a ser utilizados más como partidos de preparación que como partidos de competencia oficial. Así que, si eres propenso a la desesperación o a la amargura, ve tomando tus precauciones.

Por lo demás, no hay que olvidar que los objetivos de la temporada son el bicampeonato y competir en la Copa Libertadores. Ninguno de esos se define en las dos semanas que viene. Paciencia y buen humor.

Estoy seguro que la próxima vez que visitemos Casa Blanca, las cosas van a ser distintas.

Por: Chalo
Director de www.elcristalconquetemiro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *