Cuando Héctor Chumpitaz debutó como técnico con Sporting Cristal

Héctor Chumpitaz debutó como técnico de Sporting Cristal jugando ante ADT en Tarma. El ‘Granítico’ regresó así al equipo con el que se retiró como futbolista, pero también dio inicio a su etapa más extensa mientras cumplió el papel de entrenador.

La temporada de 1985 fue variopinta para Héctor Chumpitaz. Ese año volvió a ser el ‘Capitán de América’ en un partido que significó su retiro definitivo de las canchas con la selección peruana. Pero también dio sus primeros pasos como director técnico en equipos de la Primera División.

Aunque su primera experiencia al mando de un plantel la cumplió con AELU en 1984 -poco después de colgar los botines con la chompa celeste-, su debut en la máxima categoría fue con Unión Huaral en el Metropolitano de 1985. Luego de no clasificar con los huaralinos al Descentralizado, Chumpitaz se alejó del mando y no volvió a dirigir a otro cuadro hasta que lo llamaron del Rímac, donde los malos resultados le costaron el puesto a José del Castillo.

Una acción de peligro en el partido que enfrentó al Cristal de Chumpitaz y a ADT en Lima por el Descentralizado de 1985. Cuando se lo presentó en La Florida a fines de noviembre, el ‘Granítico’ encontró a Cristal en el puesto trece de entre dieciséis equipos en el Descentralizado.

El objetivo rimense era uno solo: quedar entre los seis primeros para acceder a la Liguilla por el título. Fue con ese fin que de inmediato se puso a trabajar de cara a su primer compromiso, el 1 de diciembre en el estadio Municipal de Tarma.

Los celestes contaban esa temporada con un plantel en el que destacaban los nombres de Miguel Miranda, Alan Incháustegui, Felipe Uculmana, el ‘Panadero’ Rubén Díaz, Enrique Boné, César Loyola y Juan Caballero, entre otros jugadores que por experiencia debían llevar a Cristal a ocupar los primeros lugares.

Los tarmeños, en cambio, deambulaban en la zona baja de la tabla y se mostraban como un rival asequible para cualquiera. Esa oportunidad no la desaprovechó el once rimense, que con gol de Jorge Hirano a los once minutos logró una victoria ajustada pero de gran valor.

Pese al buen estreno, el objetivo trazado no se cumplió con Chumpitaz al quedar en el décimo lugar, aunque los dirigentes celestes igual le extendieron el contrato por un año más.

La de 1986 sí fue una campaña en la que su trabajo mejoró el papel de Cristal en el campeonato, ya que logró el título del Metropolitano y el de su grupo en el Descentralizado, pero al momento de definir los títulos no reeditó ese buen momento y acabó dejando el Rímac al culminar el campeonato.

Luego tuvo que esperar hasta la temporada de 1991, cuando AELU le dio la confianza para guiar a su equipo durante el primer Torneo Regional en una aventura que duró pocas jornadas.