Carta a Mariano Soso

Estimado Mariano.

Los últimos meses no hemos hablado. A pesar de ello, y de la estima que te tengo, creo que se podría decir que mantenemos aún alguna amistad. Por lo menos un respeto personal mutuo mas allá de que mis opiniones, vertidas en este portal, no hayan sido de tu agrado. Más allá de la forma en que yo pueda escribir, quiero que tengas presente que yo no personalizo la crítica, que te respeto como amigo y profesional pero … ¡estoy hablando de la pasión de mi vida! Tampoco es que pueda ser un tipo muy calmado cuando me refiero a eso.

Precisamente por que me considero aún tu amigo, es que hoy no quiero escribirte como amigo. Porque en Sporting Cristal, “amigos” sobran. Y me imagino que no te estoy contando algo que te cause sorpresa. Cristal, tú Cristal, se ha vuelto un club de amigos donde todos se soban las espaldas y las sonrisas son forzadas. Todo se arregla entre amigos y, como son amigos, lo mediocre es aceptado como bueno, lo inaceptable es pasado como “inexperiencia” y el fracaso es entibiado con un simple “pero nos esforzamos”.

No. Amigos tienes ahí y de sobra. Desde los gerentes – que en casos recientes no tienen ni la experiencia ni los estudios que justifiquen sus nombramientos – hasta los miembros de tu comando técnico que, en un caso en particular, tampoco tiene la experiencia pero … es amigo pues. Lo que necesitas, entonces, no es otro amigo. Es un hincha.

Y como hincha, te pido que te vayas de una vez de Sporting Cristal. Nada bueno estas logrando. No estas avanzando ni en tu carrera ni estas sumando al club. Sé que corro el riesgo de que luego de esto no me consideres más tu amigo pero, discúlpame, la verdad es que soy muchas cosas en la vida pero la primera de todas es hincha de Cristal. Cristal está primero que nada. Y por que quiero a Cristal sobre todas las cosas es que creo que estas haciendo daño y que te toca irte.

Hoy el equipo, tú equipo, ha perdido un tercer partido consecutivo. Pero no es por el resultado que te pido que te vayas, no. En realidad, el resultado – como casi siempre – es lo de menos. Te pido que te vayas porque tu idea es insostenible en la cancha y fuera de ella. Por que en 10 meses de trabajo has involucionado al equipo y has mermado sensiblemente tu capacidad como entrenador. Sé que eres disciplinado, estudioso y detallista pero has perdido el control de las cosas. El plantel, tu plantel, se te ha ido de las manos. Los jugadores hace rato que ya no te entienden y algunos de ellos te han perdido el respeto. Incluso algunos prefieren irse (y hasta se fueron) antes de seguir bajo tu dirección

Porque has dejado que te dibujen los equipos en una mesa. Has terminado optando por jugadores que no sólo no te sirven sino que ni siquiera justifican su presencia en el club. Y lo has terminado haciendo dejando de lado a muchachos que sí demostraban ganas y capacidad. Y todo para que el negocio del jugador no se caiga. Claro, a ese pobre hombre lo trajeron para que se muestre. Si no se muestra, pierden todos. Todos menos Cristal, claro. Como ahora, cuando lo pones en la cancha ganan todos. Todos menos Cristal.

Llegaste prometiendo ataque y vistosidad. Tus jugadores no hilan dos pases juntos. Pasamos partidos largos sin siquiera patear al arco. Si eso es lo que preparas en la semana, esta mal. Si eso no es lo que preparas en la semana, está peor. Si resulta que te están haciendo caso, hay que preocuparse. Pero si resulta que no te están haciendo caso hay que preocuparse más.

Porque has perdido la autocrítica y el sentido de la realidad. Tu discurso florido y alambicado ya no tiene palabras para terminar de esconder la realidad. Tu equipo no juega a nada. Salvo dos o tres partidos en febrero (¡Febrero!), no juega a nada. No sólo no gana sino que ni siquiera gusta. ¿Digo gusta? Olvida eso, ni siquiera genera. Ya perdí la cuenta de hace cuantos partidos tu equipo se limita a lanzar centros. Centramos y centramos. ¿Recuerdas cuándo fue el último gol de cabeza que anotamos? Yo no, sinceramente. Remonto hasta mayo para eso. Es increíble. Hace varios partidos que se confunde “ir al frente” con “atacar”. Es cierto que tu Cristal va al frente, a punta de pelotazos o de lo que fuera, pero eso no es atacar, Mariano. Y como no es ataque, esa carga es infructuosa. Y cuando se te entrevista, nos mientes con una desfachatez absoluta. ¿Sabes cuántas veces, después de una para, hemos escuchado el interminable repetido “hemos aprovechado este tiempo para mejorar y corregir”? Tu equipo no tiene ni coraje ni ambición. El trabajo de la semana rara vez da fruto. El equipo no parece estar unido y tu mensaje no ha sido entendido por el plantel. Palabras todas que gustas de repetir.

Porque tienes el mejor plantel del país y, a punta de no hacerte entender o a punta de generar malestar en los jugadores, mandas fecha a fecha a un grupo de monigotes que no pueden dar dos pases juntos. Mariano ¡no generan! Tienes un mediocampo con Lobatón, Calcaterra, Aquino, Ballón y Ramúa, podríamos incluir a Céspedes…. y ¡no generan! La función de un entrenador no es sólo mejorar el colectivo, sino explotar las individualidades. ¿Qué de esto se ha mejorado desde Febrero? Parece, en verdad, que no han pasado 10 meses. Sigo viendo, y ya por acabar Octubre, el empate 0-0 contra Huancayo en el Gallardo en Febrero.

Porque has perdido el compromiso de tu equipo que prefiere no jugar a que pase el tiempo a jugar a ganarle al rival. Por que has hecho que jugadores de pundonor pierdan confianza en sí mismos y en el equipo. Jorge Cazulo justificando que no sale a atacar porque si el equipo sale, nos clavan un gol es la estampa perfecta de como has hecho que un jugador que era símbolo de pundonor y empuje, hoy sea el abanderado de una idea de miedo. Has convertido a Cristal en un equipo melindroso y pusilánime.

En un mes vas a jugar semifinales ya que el campeonato peruano es tan generoso que a pesar de la forma cómo estamos jugando, vamos a quedar entre los 4 primeros. Pero, lejos de que haya confianza, hay pesimismo. Pesimismo porque ya has demostrado que todos los posibles rivales de esa llave no sólo le ganan al equipo sino que te superan como técnico. Te superan en planteamiento, te superan en idea y superan a tu equipo en ganas y en actitud. Hace meses tomaste mal cuando dije que tu equipo era el equipo más cobarde de Sporting Cristal en los últimos 20 años. Hoy, a riesgo que lo tomes peor, tengo que decirte que has producido un equipo cagón. Un equipo que se muere de miedo cuando el rival le pone cara de perro. Eso mismo que pasó en Huracán y en Montevideo a inicios de año. Le bastó a Melgar ajustarnos los primeros 25 minutos para -por suerte- terminar 1 abajo. Casi misma historia con Municipal, y ni hablar esos 10 minutos contra Universitario en el Nacional, donde nos metieron a puro coraje. Claro que ahora lo hace en el Gallardo frente a rivales claramente inferiores. Cuando el rival ajusta, tu equipo arruga. Y tú no sabes qué hacer para contra arrestar eso. No has sabido replantear ningún sólo partido adverso. Mariano, has reducido a Cristal a ser un equipo cagón. Por favor.

Has renunciado a toda forma de adaptabilidad. Te pegas a defender tu sistema y has confundido a medio plantel por eso. Y eso se nota en la cancha, hace mucho tiempo que no utilizas a tus jugadores en los puestos que mas rinden sino que los pones en los que tu sistema dice que tienes que ponerlo. Y te has hecho previsible por eso. Y has con
fundido y perdido el compromiso de tus jugadores por eso.

Por que tienes un comando técnico exageradamente innecesario. Son cuatro técnicos (tu, Buján, Dominguez y Schreiber), un psicólogo y hasta hay un nuevo gerente deportivo (García-Miró) que funge de secretario técnico que además responde de manera despectiva a los hinchas en twitter (nunca vimos eso en la historia de este glorioso Club). Todos ellos, contigo a la cabeza, tienen poco que mostrar. Hoy Comercio nos tiró óles, con tus jugadores de selección en cancha; y sino salimos goleados, es porque, por suerte, fallaron contra Grados. Pudieron ser 3 y hasta 4, y nadie estaría sorprendido. Tras 10 meses de trabajo aún no saben cómo atacarle a un equipo limitado que viene a tu casa a echarse atrás. Cristal lleva 60 años de grandeza llenándole la canasta a equipitos que vienen a tirarse atrás. Eso, golear a los chicos que se tiran atrás, es nuestra especialidad. Pero contigo y tu grupo, no hay forma. Se las han arreglado para quitarle a Cristal eso que le hace ser Cristal. ¿En serio ese es el producto del trabajo de tanta gente? Pues o te están mintiendo a ti, o se están mintiendo todos ustedes mismos, o todos ustedes le están mintiendo al club. Es imposible que tanto profesional junto no pueda ofrecer algo mejor que esto.

Por que has demostrado con claridad que Cristal contigo no va a crecer. Tal vez supere este mal momento. Quizá hasta campeone a fin de año. Pero es claro que no eres tú, no es contigo, que va a dar ese salto de calidad internacional que es lo que todos queremos. Tu continuidad en La Florida es una ilusión y una mentira. Si llegamos a clasificar a La Libertadores el próximo año (y créeme que hoy lo dudo sinceramente), tu rendimiento va a ser tan pobre como lo fue este año. Tu lo sabes, sé que eres un ilusionado, pero también sé que en tu criterio tienes presente que más de lo que has logrado … no vas a lograr.

Tu carrera no necesita eso. Eres un buen profesional y es claro que te falta un camino. Pero esta experiencia no te suma. Te desgasta y hace dudar de tus capacidades. No te mereces este presente. Pero, sabes una cosa, menos aún se lo merece Sporting Cristal. Yo sé que a Cristal lo quieres. Pero tu y yo sabemos que no lo quieres tanto como yo. Y Cristal no se merece este presente y tampoco ese futuro. Ya suficiente drama tiene al estar dirigido por irresponsables que quieren que se les aplauda por ser mediocres. No seas tú uno más de los que trabaja para que esta camiseta pierda brillo.

Sé que vas a triunfar. Pero Cristal no ha sido tu destino. Y eso también es culpa dirigencial, por darle el puesto a alguien con poca experiencia y liderazgo. Es diferente ser asistente, a ser EL entrenador. El puesto de entrenador en Sporting Cristal, no tiene porqué ser el nacimiento-crecimiento de uno. Estamos para mucho más que eso, y esto no es Real Garcilaso.

Felicito que hayas tenido cierto reconocimiento en la Copa Libertadores, y que Independiente del Valle te haya tenido en sus planes. Pero con eso no ganamos. Con eso no gustamos. Te agradecemos haber cantado con nosotros trepados en una reja. Te agradecemos el título del 2014. Te agradecemos haber puesto debutantes. Pero esto ya no da más. Es hora de que te vayas. Es hora de que los caminos se enderecen. Sé grande, date cuenta y vete, profesor Soso. No nos importa estar punteros, con más o menos goles. Nos importa no sentir la emoción de ser hinchas de este Club, y ya desde hace tiempo la hemos perdido.

Tal vez no quieras que me despida con afecto luego de decirte todo esto, lo entiendo. Por mi parte, te dejo un abrazo por si quieres tomarlo. Un abrazo de mejores tiempos que ya pasaron y un abrazo que ojalá corresponda a futuras situaciones en las que ni tu camino ni el de Sporting Cristal estén juntos. Un abrazo de hincha que abrace todo este mal presente y lo convierta en cenizas.

Ya estuvo bueno.

Chalo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *