Anécdota: “cómo me hice hincha del Sporting”

Cuando yo tenía tan solo 8 años de edad mis referencias futbolísticas familiares eran, por un lado, mi abuelo, que comenzó siendo hincha Sporting Tabaco y luego, al fundarse Sporting Cristal, continuó con su pasión, y por el otro lado, una tía que era gayina (sin ofender a mi tía) y, quien diría, fue ella la primera que me llevo al estadio a ver un Municipal – u.

En aquellos tiempos se jugaban los famosos dobletes y el preliminar lo jugaban Sporting Cristal que goleó 4-0 a UTC. Con mi corta edad al ver el juego bonito y pícaro de los celestes me enamoré de los colores.

Felizmente para mí, la SC jugó antes que las gayinas las cuales, para variar, empataron porque imagínense cuán nefasto hubiera sido mi futuro al convertirme en un cabr(u) más, bueno dejo eso de lado y como les decía mi abuelo era hincha Celeste y empujado por él hacia la paSCion que hasta hoy conservo dentro de mi corazón me hice hincha del campeón.

Luego, junto con mi abuelo, comencé a ir al estadio más seguido y a donde más si no a la tribuna oriente donde se ubicaba la barra del Sporting, todavía no tan numerosa como en la actualidad, pero ahí estaban alentando, con el bombo, tarolas, la tradicional corneta y el bongó. Era una fiesta esa barra, yo lo jalaba a mi abuelo y me ponía a saltar al lado de ellos, dejando la garganta desde muy pequeño en la tribuna.

Pasaron los años y fui creciendo viendo cómo se formaba la Barra Popular y cómo iba agarrando fuerza y así tuve la suerte de acompañar a los pioneros de oriente a esa nueva aventura, que en poco tiempo creció y creció hasta ser el Gran Extremo Celeste de hoy en día.

Nota: tienes alguna historia que compartir? envíala a nuestro correo info@extremoceleste.com o al inbox de nuestro Facebook.