Alberto del Solar: Caudillo del primer título celeste

Cuando Sporting Cristal armaba el equipo de 1956, Blas Laredo, primer presidente celeste, bromeó con Alberto del Solar aludiendo su convocatoria a la Selección Nacional: “Espero que no se te hayan subido los humos por tu convocatoria -a la selección- y nos pidas una millonada”. Como anécdota, Del Solar distinguió, entre las caras nuevas, la de un “señor gordito”:

“Recuerdo -declaró Del Solar en el libro por los 50 años del club- que un señor gordito me llamó a su oficina y me ofreció también trabajar en la Backus. Ese señor gordito (después lo supe) era don Ricardo Bentín”.

El recién creado Sporting Cristal y el que fue su primer once en un campeonato peruano, con Del Solar al medio entre los hincados (Foto: libro ‘Club Sporting Cristal: 25 años en el deporte’)Del Solar tuvo otro privilegio: jugó los noventa minutos del primer encuentro de Sporting Cristal que registra la historia.

Fue el 25 de mayo de 1956; fue un choque de práctica contra Sport Boys en el Telmo Carbajo y los bajopontinos vencieron 1-2. Del Solar formó la línea de tres en defensa junto a quienes serían sus compañeros de zaga en aquella campaña: Alfredo Cavero (el más experimentado) y Adolfo Donayre (el más joven).

Cristal rompió el mercado con grandes incorporaciones: del universo nacional, su gran jale fue Máximo ‘Vides’ Mosquera. Luego, llegó la legión uruguaya que comandó el notable Antonio Sacco, al que acompañaron Carlos Zunino, Dardo Acuña y Raúl ‘Tachero’ Martínez.

El 7 de diciembre de 1956, Cristal goleó 4-0 a Carlos Concha del Callao y fue campeón un día después, cuando una goleada de Sport Boys sobre Alianza Lima (también por 4-0) le cerró las chances matemáticas a los blanquiazules de forzar un desempate.

“Jamás voy a olvidar el campeonato de 1956. Yo creo que es una de las mayores alegrías que ha tenido el barrio del Rímac en su historia”, sostuvo Del Solar.

El segundo título
Del Solar permaneció en Cristal los años siguientes. Cuando su compañero de zaga, Cavero, dejó el club, heredó la capitanía y compartió roles con un defensa uruguayo, Raúl Pini. “Un crack”, según lo definió Del Solar.

El segundo título cervecero tuvo que esperar cinco años. En 1961, tras vencer en una final por 2-0 a Alianza, Cristal logró su segundo campeonato y Del Solar dio la vuelta. También anunció su retiro, que se concretó al año siguiente. Un aún bisoño Orlando ‘Chito’ De La Torre fue quien le tomó la posta en el liderazgo de la retaguardia celeste.