1983. Volvimos a ganar un campeonato con final de goleada

Luego del bicampeonato 1979-1980, de la mano de Marcos Calderón, Sporting Cristal cayó en un hoyo que obedeció, en gran parte, a la salida de jugadores como Julio César Uribe, Roberto Mosquera, Juan Carlos Oblitas y Percy ‘Trucha’ Rojas, al retiro de Oswaldo ‘Cachito’ Ramírez y a la prolongada lesión de Héctor Chumpitaz.

En 1981, pese a contar con un DT de la casa como Alberto Gallardo, Cristal terminó noveno; en 1982, pese a no clasificar a la liguilla por el título, la directiva le renovó la confianza a su técnico, el paraguayo César Cubilla, quien, solo en nuestra Primera División, llegó a dirigir a 18 clubes, aunque solo conquistó un título nacional: el de 1983, con el cuadro rimense.

Luego de una pase de Pedrito Ruiz, Juan Caballero anotó así uno de los cuatro goles con los que Cristal goleó al Huancayo FC (Recorte: revista Ovación)

Aquel plantel de Cristal se abrigó con la experiencia del ‘Flaco’ Alfredo Quesada, Rubén ‘Panadero’ Díaz y Héctor Chumpitaz. Mantuvo a piezas claves como Luis Reyna y Juan Caballero, quien terminó como goleador del certamen. Contrató a Pedrito Ruiz y Jorge Hirano. Apostó por nuevas figuras, como Enrique Boné, Oswaldo Flores y César Loyola. Y la mezcla funcionó.

Así marcó Juan Caballero el primero de sus cuatro goles sobre el arco de Juan ‘Papelito’ Cáceres en el 6-1 que Cristal le encajó a Unión Huaral (Recorte: revista Ovación)

Cristal debutó en Iquitos el 17 de abril de 1983: con gol de Hirano, empató 1-1 contra CNI. En la segunda fecha consiguió su primera victoria: 4-0 sobre Huancayo FC (Deportivo Junín) con goles de Loyola, Ruiz y doblete de Caballero. Luego, sacó dos empates de visita: 2-2 contra Alfonso Ugarte y 0-0 contra Atlético Chalaco; en la fecha 5, derrotó agónicamente a Aurich por 2-1 con doblete de Luis ‘Cucaracha’ Mora. Luego, con goles de Hirano, Caballero y el propio Mora, consiguió un gran triunfo por 1-3 sobre ADT en Tarma; de inmediato, vino una goleada 6-1 sobre Unión Huaral, con cuatro goles de Caballero.

Tras superar la lesión que lo dejó fuera de la Copa del Mundo un año antes, Héctor Chumpitaz regresó a las canchas en el empate sin goles entre Alianza y Cristal (Recorte: revista Ovación)

El 5 de junio, con Cristal invicto, llegó un momento clave. El rival era Alianza Lima. Fue la jornada en que Cubilla le dijo al defensor César ‘Chalaca’ Gonzales (quien venía de anotar un gol contra Huaral) que “esa tarde iba a pasar la historia”. Fue la tarde en que, después de un año y medio, tras su terrible lesión en un Cristal-Bolognesi, Héctor Chumpitaz reapareció en los campos nacionales.

Ante los íntimos, el resultado fue 0-0. La fecha siguiente trajo otro empate (1-1) contra Sport Boys y en la fecha 10, en Cajamarca, Cristal perdió el invicto: UTC le ganó 1-0. La fecha 11 constituyó otra jornada importante: después de cuatro años, los rimenses reabrieron el viejo estadio San Martín de Porres con un empate 1-1 contra Melgar.

El 29 de junio, Cristal se despachó contra el líder del campeonato, Deportivo Municipal: lo goleó 1-4 en el Nacional con dobletes de Mora y Caballero. Sobrevino una excelente racha que ubicó a los rimenses como líderes por unas semanas: goleada 6-1 sobre León, triunfo 0-2 sobre Torino en Talara, empate 1-1 contra la ‘U’ y triunfo en Tacna sobre Bolognesi por 0-1.

El ‘Cachorro’ Luis Gardella acabó dándole el empate a Cristal con este autogol en el 1-1 de los celestes contra Universitario (Recorte: revista Ovación)

La segunda rueda no fue buena para el equipo rimense. Derrotas como las de Chiclayo y Huánuco, ambas por 1-0 ante clubes que descendieron (Aurich y León), o la goleada en contra sufrida contra Boys en el Carbajo (3-0), lo hicieron trastabillar. En los diez primeros partidos de la segunda rueda, Cristal solo ganó dos partidos, pero el 30 de octubre consiguió un triunfo que encaminó la recuperación: en Arequipa, con gol de Hirano, venció 0-1 al puntero Melgar.

Los últimos partidos los encaró con un objetivo fijo: quedar en la más alta posición posible. Los seis mejores clasificados entraban a un hexagonal por el título, pero el puesto influía en puntos de bonificación: el primero recibía tres puntos, el segundo recibía dos, el tercero recibía uno, y los tres restantes arrancaban la liguilla sin unidades.

El viejo estadio San Martín de Porres también albergó algunos partidos de Cristal esa temporada, como éste ante CNI en el que Alberto Mora ensayó un remate que no rompió el 2-2 final (Recorte: revista Ovación)

A falta de tres fechas, Melgar era cómodo líder. Cristal estaba quinto, debajo de Municipal (2°), Universitario (3°) y Torino (4°). Pero, en la fecha 32, Cristal goleó 4-1 al ‘Taladro’ y, con ello, superó en la tabla a los talareños y también a la ‘U’, que perdió 1-0 en Arequipa.

Se puso tercero y a dos unidades de Municipal, que iba segundo. En la penúltima jornada, Cristal empató 1-1 contra la ‘U’ y se ubicó a un punto de los ediles, que fueron goleados 4-1 en Iquitos. La fecha final fue el quiebre: Cristal venció 4-2 a Bolognesi y aprovechó la caída de Municipal por 0-2 contra los cremas para ponerse segundo y entrar al hexagonal con dos puntos a favor.

Festejo de Cristal luego de lograr el empate 2-2 contra Alianza con gol de César ‘Chalaca’ Gonzales (Recorte: revista Flash Deportivo)

Final feliz
La liguilla comenzó el 8 de diciembre y el debut fue contra Municipal. Juan Caballero puso el 1-0; con el triunfo, Cristal alcanzó de inmediato a Melgar, que empató 2-2 contra Torino. Tres días más tarde, la paridad se mantuvo: los rojinegros vencieron 1-2 a los ediles y los celestes, con goles de Caballero y Julio Aliaga, superaron 2-0 a CNI. Ambos volvieron a ganar la fecha siguiente: Melgar se impuso 3-1 a los selváticos y Cristal venció por el mismo score a la ‘U’ con doblete de Hirano y tanto de Pedrito Ruiz.

La penúltima fecha de la liguilla tuvo resultados claves: Cristal y Melgar cerraron, en números, su clasificación a la Libertadores y quedaron como únicos aspirantes al título nacional. Pero, esa noche, los rojinegros solo pudieron empatar 3-3 contra la ‘U’; los rimenses, en cambio, vencieron a Torino por 3-2 con goles de Caballero, Boné y Pedrito Ruiz.

Formación de Cristal en 1983 con rostros que destacan por sí solos como los de Héctor Chumpitaz, el ‘Panadero’ Rubén Díaz, Luis Reyna y Pedrito Ruiz (Recorte: revista Ovación)

De esta forma, Cristal llegó a la última fecha con un punto de ventaja sobre su rival, Melgar: un empate le bastaba para dar la vuelta. Pero aquel 21 de diciembre de 1983, el Cristal de Cubilla ganó, goleó y gustó.

A los 18’, Hirano puso el 1-0 y tres minutos más tarde llegó un gol histórico: de penal, Héctor Chumpitaz venció a Emilio Campana y anotó el último gol oficial de su carrera. Oswaldo Flores liquidó todo antes del descanso. Genaro Neyra descontó en el complemento, pero en el minuto final Hirano estableció cifras definitivas: 4-1 y vuelta olímpica.

Aunque tildado de pintoresco, cabulero y poco táctico, Cubilla inscribió aquella noche su nombre en la historia celeste.