1968. Sporting Cristal vs Juan Aurich. La primera final del fútbol profesional peruano

El verano de 1969 fue testigo de la primera final de la historia de los campeonatos nacionales, correspondiente al certamen de 1968. Los protagonistas fueron dos equipos que refrendaron la idea de descentralización instituida tres temporadas antes en el fútbol local: uno de Lima y otro del interior.

Dos equipos que, con el correr del tiempo, desarrollarían una suerte de amistad que los invitaría a compartir jugadores, auspicios y hasta algún ídolo, como Horacio Baldessari. Fueron Sporting Cristal, el poderoso de la época con el mítico ‘Didí’ en el banco, y Juan Aurich, que ese año había hecho un campañón de la mano del ‘Tano’ Vito Andrés ‘Sabino’ Bártoli.

En el torneo de 1968 participaron 14 equipos, que al cabo de dos ruedas debían clasificar a un campeón y un subcampeón que irían a Copa Libertadores, además de dos descendidos: el limeño peor ubicado y el provinciano peor ubicado, indistintamente de cuáles fueran sus posiciones relativas en la tabla.

A la última jornada, disputada el fin de semana del 11 y el 12 de enero de 1969 -tiempos en los que típicamente una temporada se pasaba hasta el calendario siguiente-, llegaron rimenses y chiclayanos empatados en el primer lugar con 35 puntos.

Cristal enfrentaba al modesto KDT Nacional mientras que Aurich debía viajar a Ica para visitar a Octavio Espinosa, el provinciano que mejor campaña había hecho en el año luego del ‘Ciclón’.

En esas épocas no era imprescindible la simultaneidad para definir torneos, por lo cual Cristal jugó primero y protagonizó el estelar nocturno sabatino en el estadio Nacional.

Los rimenses derrotaron 3-0 a KDT con un contundente hat trick de Julio Salas, quien por entonces conformaba un ala derecha de polendas en el ataque rimense junto a Mario ‘Velita’ Aquije.

Aurich jugó el domingo y a falta de solo 2 minutos para que el juez Edison Pérez Núñez decretara el final del cotejo venció por 2-1 a Octavio Espinosa.

Final caliente
Cuarenta y tres mil almas abarrotaban el Nacional tras una reventa intensa en la que los precios habían trepado hasta los 400 soles, una pequeña fortuna para la época.

En el preliminar, Iqueño le ganó a Sucre con gol de Roberto Reaño y envió a los dinamiteros al descenso del que jamás volverían. Para el fondo, Cristal salió al campo con Luis Rubiños en el arco; la colosal defensa la formaban Eloy Campos, Orlando de La Torre, Fernando Mellán y ‘Tito’ Elías; al medio estaban Nicolás Nieri (padre) y Ramón Mifflin, mientras que adelante el cuarteto lo conformaban Julio Salas, ‘Velita’ Aquije, Carlos Gonzales Pajuelo y Tadeo Risco, este último sorpresivo titular pues se había anunciado por parte de Didí -más guerra de nervios- que alinearía Jorge Vásquez.

En el ‘Ciclón’, en tanto, Bártoli envió al campo a Antonio Sanguinetto; José Ramos, Enrique Castrillón, Germán Astupuma y el ‘Perrito’ Augusto Vílchez; ‘Cachorro’ Castañeda y Jorge Luis Charún al medio, y en el ataque quedaron Mario Catalá, Próspero Merino, Eladio Reyes y Nemesio Mosquera.

El trámite fue muy intenso. Cristal presionó mucho por las alas y, a través de Gonzales Pajuelo y Aquije, forzó dos jugadas de claro peligro en el pórtico de Sanguinetto que Castañeda y Vílchez lograron despejar con esfuerzo. Sin embargo, con el correr de los minutos, Aurich comenzó a hilvanar mejor juego entre Castañeda y Charún y progresivamente se hizo del control del partido. Emergió en ese momento la figura de Próspero Merino, quien comenzó a hacer de las suyas y a inquietar a Rubiños.

Gallardo la carta del triunfo
El partido era intensamente disputado y Didí decidió sacar el conejo de la galera que marcó el rumbo al triunfo: el ingreso de Alberto Gallardo.

Así, a los 52′, el ‘Jet’ pisó el campo en reemplazo de Aquije y desde su primera intervención desequilibró. Comenzó a volver loco a Castrillón y apenas 4 minutos después, recibió un pase largo que empalmó con furia para fusilar a Sanguinetto y poner el primero de la noche.

Pero Gallardo no se quedó conforme: apenas se reanudó el juego, robó la pelota, entró al área chiclayana y sobre la base de dribblings sacó de sus casillas a Astupuma, quien lo trabó. El árbitro César Orozco marcó penal y el propio ‘Jet’ lo ejecutó con potente disparo arriba de Sanguinetto.

Corrían 58′ y Gallardo le daba la razón a ‘Titín’ Drago, quien por entonces era un mozalbete de 18 años que acababa de hacer su debut en Primera con Deportivo Municipal: la ley de los 6 minutos existía, pues Cristal había pasado a ganarle a Aurich 2-0.

El golpe anímico fue duro para el ‘Ciclón’. Bártoli hizo ingresar al ariete ‘Chico’ Sáenz en reemplazo de un agotado Catalá, y algo sumó eso al esfuerzo de un equipo que, con más corazón que ideas, se volcó al ataque. La recompensa llegó a los 80′: ‘Chito’ de La Torre trabó a Merino en el área rimense y un minuto luego, el propio Próspero batió a Rubiños de penal para poner el descuento. Fue el 2-1 que no se movería más y que permitiría a Cristal dar la vuelta olímpica.

En resumen el campeonato profesional peruano de 1968, jugado un 15 de enero de 1969, fue definido en solo seis minutos por un ‘Jet que voló alto desafiando la fuerza de un ‘Ciclón’.