1960. santos de Pelé vs. Sporting Cristal

Durante la época dorada de Santos -con Pelé como máxima estrella-, sus visitas a Lima solían ser frecuentes, casi tanto como sus triunfos durante las giras que protagonizaba ante los mejores cuadros de la capital. Una excepción a esos resultados fue el empate que Cristal le sacó la noche del jueves 18 de febrero de 1960.

Aquel día, el conjunto rimense se reforzó con el uruguayo Omar Míguez, quien disputó su segundo encuentro con la celeste tras debutar tres semanas antes en un amistoso con Vasco da Gama. En aquel partido ante Vasco también se estrenó Alberto Gallardo, quien como el ‘Cotorra’, repitió el plato frente al peixe.

El primer gol del choque, obra del uruguayo Míguez (Recorte: diario La Crónica)

Luego de empatar 2-2 con Universitario en su primera presentación, se esperaba que los brasileños -ya acoplados al ambiente limeño- rindieran una mejor actuación frente a Cristal, que fue lo que finalmente ocurrió, aunque solo luego de sufrir serios contratiempos para exhibir lo mejor de su juego durante la primera mitad.

En esa etapa, el equipo que dirigía interinamente Pablo Pasache (exjugador de Municipal y Universitario) se perfiló como un conjunto de gran respuesta física para mantener a raya la ofensiva de Santos, destacando la labor que por derecha cumplió Eloy Campos para frenar al puntero izquierdo Pepe -célebre en el fútbol peruano por dirigir a la selección en el fracaso de 1989-.

Todo Cristal felicita a Luis Pasache luego de su conquista (Recorte: diario La Crónica)

El marcador se abrió a los 10’, cuando Míguez tomó un pelotazo de Nicolás Nieri para batir al arquero Laércio. Cinco minutos después la visita logró el empate por medio de Pepe, quien ejecutó un penal sancionado por el árbitro austriaco Fritz Mayer tras falta de Alipio Escate sobre Pelé. Ya en 19’ llegó el segundo para los del Rímac, aunque la acción se reclamó como offside de Luis Pasache luego de un largo pase del uruguayo Míguez.

En el complemento, el combustible le alcanzó a Cristal para marcar un nuevo gol. Todo nació de una jugada en solitario de Faustino Delgado, quien en 49’ se deshizo de la marca de Getúlio para señalar el 3-1. Desde aquel momento, sin embargo, todo lo bueno se convirtió en malo cuando el cansancio comenzó a cobrar víctimas en el bando peruano.

El gol definitivo del partido lo señaló Pagão luego de una mala salida del arquero Rafael Asca (Recorte: diario La Crónica)

Así fue que Pagão -que había reemplazado a Pelé- superó sin mayor contratiempo a Anselmo Ruiz para quedar solo frente a Rafael Asca y batirlo al llegar a los 65’. Los protagonistas de aquel tanto repitieron el plato en la última anotación, solo que el remate final corrió a cargo del mismo Ruiz, que al intentar despejar un disparo de Pagão, acabó cometiendo un autogol.

Con el 3-3 no hubo mucho más por hacer para los celestes, que se dedicaron a conservar el resultado y a lamentar la pérdida de un triunfo que parecía seguro.

Por: Roberto Gando