Porque el fútbol peruano no sería lo mismo sin el Club Sporting Cristal, rendimos homenaje a nuestros padres fundadores con el cariño de hijos agradecidos por su gran legado...

El día que el primer Directorio Peruano se hizo cargo de la Backus y Johnston (8 de abril de 1954) la curiosidad de Ricardo Bentín fue atraída por una foto que pendía de una de las paredes representaba a un equipo de fútbol, conformado por futbolistas agringados, algunos mostachudos alrededor del arquero tenía las manos puestas en un balón de cuero.

-¿Quiénes son estos campeones? Preguntaron los nuevos directivos

-El antiguo equipo de la Backus, fue la respuesta.

Desde ese día empezó a germinar en la mente de Don Ricardo Bentín Mujica la idea de reanudar tan saludable costumbre y en cuanto fue posible, organizar un equipo que defendiera el nombre de un club deportivo ligado a la cervecería.

En el nacimiento del “Club Sporting Cristal” intervino no sólo un equipo de hombres, ni predominaba su concepto empresarial, sino imperó básicamente la afición y el entusiasmo de una pareja conocida por su antigua y manifiesta simpatía al fútbol. Efectivamente, desde hacía años, cuando concurrían muy pocas mujeres a las tribunas del estadio Nacional, llamaba la atención la presencia, en las graderías de preferencia, de una pareja de novios que seguía apasionadamente las peripecias de las competencias. Eran don Ricardo Bentín Mujica y doña Esther Grande.

Doña Esther se convirtió en una asidua del local de los descalzos constituyéndose en la más fervorosa partidaria de crear el club de la Backus y de comprar un terreno adecuado en el Rímac, con tal propulsora aliada Ricardo Bentín no encontró mayores obstáculos para adelantar rápidamente.

El club Sporting Cristal ha ido creciendo con los años y hoy es un conjunto de instalaciones para la práctica de diversos deportes. Cuenta con cuatro canchas de grass para fútbol para los entrenamientos, los camerinos, gimnasios y una zona de concentración para el equipo profesional, cuatro lozas de fulbito, seis canchas de frontón, tres de tenis (una de cemento y dos de arcilla), dos canchas de bochas, tres de voley y tres para la práctica de baloncesto. Todo ello forjado a base del sueño de los esposos Bentín.

La Grandeza de don Ricardo Bentín Mujica

Sporting Cristal nació campeón porque se nutrió de la grandeza de bien de sus fundadores. En mérito a ello, para testimoniar nuestra inmensa y eterna gratitud hacia ellos y los miembros de la familia Bentín-Grande, en el año 2012 los directivos del club decidieron nombrar a la Tribuna de Dirigentes del estadio Alberto Gallardo con el nombre de su heredero: Ricardo Bentín Grande.


Ahí nos enteramos por su hija, doña Catalina “Catita” Bentín Grande, que su padre “jamás aceptó ningún homenaje en su nombre, y nos inculcó siempre ese pensamiento incluso antes de morir nos lo repitió y así hemos actuado siempre”. Por lo que la familia declinó el nombramiento de dicha tribuna. Como se puede percibir por esta revelación, hasta sus últimas horas don Ricardo Bentín Mujica mostró la humildad que sólo los grandes y predestinados sostienen con convicción. Ejemplo que hoy siguen sus herederos.

La Grandeza de doña Esther Grande de Bentín

Esther Grande de Bentin fue una dama limeña, que por sus acciones benéficas y desinteresadas, entró en el corazón de todos los limeños y especialmente de todos los Rimenses, que han visto muy de cerca la nobleza de una dama que ayudó desinteresadamente a muchas personas y que jamás quiso que estas acciones trascendieran a la opinión Pública.

Doña Esther dentro de su gran corazón, a los deportistas antes que deportistas, los trato como a seres humanos. Cuentan que un día cuando iba a la clínica Javier Prado, lugar en el que se encontraba internada su señora madre, conversó con el periodista Oswaldo Cuadros Lazo que ante sus preguntas y refiriéndose a los jugadores de su equipo le dijo “que mientras yo viva, todos cobrarían bien”. Su preocupación por el bienestar de los integrantes del club Sporting Cristal era notoria.

Otro hecho que merece resaltar es la ayuda que le brindo a Moisés Barack Caycho, ex entrenador de muchos equipos Nacionales e internacionales y de nuestra selección nacional. Barack, sin ser parte de la familia de Sporting Cristal fue apoyado por Doña Esther, cuando él se encontraba ya desahuciado en el hospital Reblagliati. En ese momento aparece doña Esther y le ofrece un cheque en blanco para que lo use en lo que le fuera necesario.

Este gesto da vida nueva y esperanzas a Moisés, quien, en ese momento, decide no usar el cheque y hoy lo tiene entre los recuerdos más grandes guardado en un cuadro en una de las paredes de su casa, que al margen de un recuerdo, es una muestra y monumento de verdadero amor por el próximo.

Son miles los casos similares pero mencionaremos algunos. Entre ellos tenemos el de Reynaldo Párraga, ex arquero del club Sporting Cristal, que al contraer un mal raro, supo del apoyo del “ángel guardián” de los bajopontinos. Recibió un auto como obsequio, para que le sirviera como herramienta de trabajo y además un donativo para atender las dificultades inmediatas.

Seguir enumerando sus actos benéficos seria estar todo un día escribiendo su historia, basta decir que doña Esther siempre estuvo atenta cuando se presentaba un problema y su ayuda no se dejaba esperar.

Visita la galería de las Celestes del Día