Seguramente a tus oidos ha llegado la fantasiosa historia de que la enemistad con las gayinas surge cuando Sporting Cristal le "quita" jugadores a universitario, ahora te vas a enterar cuál es la verdad.

La verdad de la milanesa es que a Mediados de 1977, el Gobierno del Perú decide repartir 500 mil dólares entre los clubes para lograr que los jugadores de la selección volvieran a jugar en el país y así tuvieran una mejor preparación para el mundial de Argentina 1978.

Universitario, como ha sido siempre, tenia un montón de deudas y Sporting Cristal, un club serio desde su nacimiento, fue fue el más activo en materia de compras y contrató a:

- Héctor Chumpitaz que venía del Atlas de Guadalajara (México)

- Eleazar Soria que venía del Independiente de Avellaneda (Argentina)

- Percy Rojas que venía del Independiente de Avellaneda (Argentina)

- Héctor Bailetti que venía del Zacatepec (México)

- Oswaldo Ramírez que venía del Atlético Español (México)

- Juan Carlos Oblitas que venía del Tiburones Rojos (México)

Artículos en la red cuentan que...

...el INRED (equivalente al IPD de la época) había presupuestado un total de 500,000 dólares de financiamiento a los clubes para que pudieran incorporar a jugadores de la selección, monto más que suficiente por entonces. Oblitas, que militaba en el Veracruz de México, estaba evidentemente en la mira de Universitario para que pegara la vuelta a Odriozola. Pero mediaba un problema: 

Cecil Griffiths, por entonces presidente crema, explicó que los esfuerzos se habían agotado sin llegar a un acuerdo con el cuadro mexicano. A los cremas les correspondían 96,500 dólares de la partida estatal, y el transfer del ‘Ciego’ era valorizado por los ‘Tiburones Rojos’ del Veracruz en 110,000 (NR. a buen entendedor "no tenían la plata necesaria para completar lo que pedían los mexicanos") pagaderos en cuatro cuotas, además de un seguro de 300,000 dólares adicionales.

Entonces quedaba libre el camino para que Oblitas se pusiera la camiseta de otro club que pretendía sus servicios, surgió una nueva oferta: la de Sporting Cristal, que puso 70,000 dólares en la mesa, se comprometió a jugar un amistoso ante el cuadro mexicano y, sobre todo, a asumir la deuda que este club tenía pendiente con Oblitas por concepto de mensualidades. Cosa que ni en sus mejores sueños podría hacer universitario.

Como puedes ver ninguno venía de jugar en universitario, así que, cuando una gayina te diga que les quitamos jugadores, pásale el enlace a este artículo y enséñale que toda su vida ha sido engañado.