El Estadio Nacional, con un histórico partido amistoso entre Sporting Cristal y el Barcelona de España, reabrió sus puertas al fútbol profesional un 25 de julio de 1964 luego de pasados casi dos meses de los lamentables sucesos del 24 de mayo del mismo año _día en el que ocurrió una de las más grandes tragedias mundiales durante el partido clasificatorio a los Juegos Olímpicos de 1964 entre Perú y Argentina con un saldo de más de 300 muertos.

"Lo que mal comienza, mal acaba" reza el dicho, y nunca mejor dicho... Esta historia de la Copa Libertadores 2017 comenzó, para todos los que sentimos al Cristal en la sangre, con una muy mala decisión: traer a uno de los peores entrenadores del campeonato pasado, un señor que durante su carrera como entrenador solo ha tenido sinsabores (solo el 2005 Cristal le dió la oportunidad de ser alguien). Claro el ahora dice sentirse muy tranquilo, pero, quien no lo estaría gayina?, Si desde enero te vienes levantando, según datos extraoficiales, 400 mil dólares y si te botan te llevarás 480 mil más, cortesía de tus grandes amigotes y compadre que tienes en la dirigencia, claro está no con la suya.

"La diferencia estuvo en las áreas. Las pocas llegadas las concretaron y nosotros no fuimos capaces de concretar ninguna. En el desarrollo del juego propusimos mejor juego. Yo vi a los centrales de ellos pegarle de punta para arriba, no vi que ellos trataran de elaborar. Nosotros intentamos poner la pelota al piso, siempre hubo intención, pero con eso no se gana los partidos. En el segundo tiempo llegamos con alguna claridad", expresó Del Solar.

El triunfo de Cristal alegra. Por el escudo y la camiseta. Por nosotros. Tan igual como los jugadores salen después del partido a decir que ellos salieron a ganar por ellos y por su familia – como si la hinchada no importara -, la hinchada puede decir que se alegra por la camiseta y el escudo – como si los jugadores no importaran. Al final, hay que decirlo, jugadores, dirigentes y comando técnico pasan. Los que quedamos somos la camiseta, el escudo y nosotros.

"El gran problema de Cristal es que hay un dirigente que busca las contrataciones y no piensa como técnico. En términos generales, el entrenador es el que tiene que buscar los refuerzos en base a sus necesidades. Desde hace cuatro años el equipo viene necesitando un defensor central, la incorporación de Garcés me parece buena pero es un chico de 20 años. Alguien que llega de la San Martín para jugar en un torneo internacional tiene un proceso de adaptación, se necesita alguien como Marcelo Asteggiano para que los chicos se apoyen", declaró Noriega'.