El fútbol es de momentos y de jugadas. Si Renzo Garcés no alcanzaba a rechazar de la línea ese balón que iba a ser el segundo de Real Garcilaso, es posible que ahora comentaríamos otra cosa. Pero no fue así. Garcés la salvó y Omar Merlo la recogió y la mandó para adelante. Adelante, claro, estaba Emanuel Herrera listo a anotar el segundo suyo de la tarde. Estuvo a centímetros de ser el 3-2 y fue el 4-1. Y luego fue el 5-1 porque Gabriel Costa estuvo intratable. Anotó un triplete y se llevó la pelota y también las tarjetas del árbitro. Si no se llevó el césped del Gallardo es porque lo necesitamos ahí.

 

El resultado es abultado pero es justo. Cristal volvió a completar un partido con casi el 70% de posesión. Si bien en el segundo tiempo el equipo cusqueño nos quitó pelota y campo, lo visto en el primer tiempo fue apabullante para sumar estos números. Pero lo mejor no es tanto la posesión. Hace una semana perdimos un partido en el que también tuvimos el 70% de la posesión. Esa es anécdota. Lo mejor es el peligro generado. Cristal generó 10 ocasiones claras en el partido. De esas 10, anotó 5. Negocio redondo. Por lo demás, Garcilaso generó no mas de 4. Anotó una y las otras fueron la salvada por Garcés y las atajadas por Patricio Álvarez. Generamos más de las que nos generan. Anotamos más de las que nos anotan. La esencia del juego.

Encima de todo eso, Cristal jugó bien el primer tiempo. Frente a un Garcilaso que no se encontró, Cristal se vio mejorado con la presencia de Emanuel Herrera. El 9 entró con ganas e hizo un buen partido. No sólo por los goles sino por el juego de equipo. Abrió espacios, colaboró en el ataque y marcó 2. El segundo tiempo, como ya dijimos, se jugó distinto. Pareciera que el equipo pensó que iba a ser trámite pero el visitante nos puso una presión fuerte que nos indujo al error. Errores que, felizmente, pudimos conjurar con suficiencia.

Nos falta un partido más, en Guadalupe, frente a Comerciantes Unidos antes de la para. Una para que va a refrescar al equipo y permitirá al Comandante perfeccionar automatismos y corregir falencias. Mientras tanto, nos queda la alegría de maravillarnos con los números del Cristal de Mario Salas. Herrera sumó 20 goles en poco más de 4 meses, Costa sumó 11. Tienen un ritmo que da para romper records nacionales.

Nada como Cristal para levantar la temperatura del invierno limeño.

Por: Chalo
Director de www.elcristalconquetemiro.pe