El hecho de que, a fin de cuentas, los resultados de la jornada (caída de Alianza Lima, empate de FBC Melgar) hicieron que no perdamos el paso del campeonato, lo del sábado en Guadalupe ha sido perder dos puntos de la manera más absurda posible. Pudimos entrar al receso como punteros en solitario del Torneo Apertura pero, en cambio, nos quedamos en un segundo lugar a un punto de Alianza. El campeonato se reanudará en mas de un mes, el 22 de julio, y recibiremos a FBC Melgar que es un rival directo.

El fútbol es de momentos y de jugadas. Si Renzo Garcés no alcanzaba a rechazar de la línea ese balón que iba a ser el segundo de Real Garcilaso, es posible que ahora comentaríamos otra cosa. Pero no fue así. Garcés la salvó y Omar Merlo la recogió y la mandó para adelante. Adelante, claro, estaba Emanuel Herrera listo a anotar el segundo suyo de la tarde. Estuvo a centímetros de ser el 3-2 y fue el 4-1. Y luego fue el 5-1 porque Gabriel Costa estuvo intratable. Anotó un triplete y se llevó la pelota y también las tarjetas del árbitro. Si no se llevó el césped del Gallardo es porque lo necesitamos ahí.

Cuando uno recuerde los grandes partidos de Sporting Cristal este no va a ser recordado. Cristal encadena ya varios encuentros en los que no se ve un rendimiento totalmente satisfactorio. Deportivo Municipal, con muy poco, nos tuvo embotellados (aunque no contra las cuerdas) y sacó a relucir inseguridades en el equipo. Lo bueno es que, a pesar de eso, Cristal pudo terminar el partido en buena manera. Luego del gol cervecero, Municipal tuvo la pelota pero no generó con claridad. Patricio Álvarez no pasó mayores apuros a pesar de que Cristal pasaba poco la media cancha. Aunque a nadie que vista el celeste le va a gustar jugar así, hay que reconocer que en una temporada van a haber partidos como estos en los que se gana con poco. Y Cristal necesitaba ganar. En un torneo corto como este Apertura, dos caídas consecutivas te alejan del objetivo. El partido contra Alianza Lima ya es historia y había que afrontar este con la idea de que no nos estaba permitido tropezar.

El Torneo Apertura empezó con un buen partido. Sport Boys lo preparó. Wilmar Valencia cumplió la promesa que hizo cuando tomó el buzo rosado y demostró que estudió al equipo del Comandante Mario Salas. La Misilera hizo su mejor partido del año y se las apañó para sacar a Sporting Cristal de su juego. Durante varios minutos, específicamente los primeros 20 del segundo tiempo, Cristal atinó a muy poco y dio los minutos más flojos de todo lo que ha mostrado en este año. Mérito del local.